El cura Tomás Malagón anticipó la Venezuela de hoy hace casi setenta años

“Básicamente se refería a la existencia de grandes diferencias sociales y situación de injusticia”

Del caos que vive hoy Venezuela habló entonces el sacerdote español Tomás Malagón. Exactamente en enero de 1962 escribió al arzobispo de Valencia con un informe respecto de su estancia de mes y medio en Venezuela.

Malagón explicaba que la situación del país llevaba a alguna forma de “castrismo”.

Básicamente se refería a la existencia de grandes diferencias sociales y situación de injusticia. Ante esa situación la respuesta eclesial era de religiosidad popular piadosa y un laicado de conciencia social muy baja. Vio un pueblo piadoso y unas organizaciones católicas sin vigor.

El sencillo y valiente Malagón también le proponía un plan. Una serie de cursillos que se dedicaran a la formación de militantes, un semanario técnicamente bien hecho de alto sentido moral y la constitución de una serie de pequeños grupos (¡creía que bastaban cien!) que conocieran la legislación venezolana y trabajaran por su mejora desde partidos y sindicatos que no estuvieran desprestigiados.

No sabemos los debates que se dieron entonces entre los que recibieron el mensaje.

Lo que sí sabemos es que no se le tuvo realmente en cuenta. Casí setenta años después vemos que Don Tomás tuvo razón.

Don Tomás no era un visionario. Era un hombre profundamente creyente que conocía bien el Ver-Juzgar-Actuar del que amigos y enemigos dicen tantas tonterías.

Experimentar el método de encuesta lleva a saber por donde puede ir el mundo en el que se vive y actuar adecuadamente para transformarlo.

Lo de Venezuela hoy ocupa portadas y no es cuestión baladí, pero menos baladí es la cuestión de fondo que planteaba Malagón: El cristiano ha de conocer la realidad en que vive y ha de hacer una inmersión en ella que la transforme realmente. Para ello no vale un cristianismo tradicional o de formas externas, para ello no es suficiente la Acción Católica. Para ello hacen falta militantes (no demasiados, no más de cien grupos de cinco a siete personas, para un país como Venezuela) que se tomen en serio la caridad política.

¿Los tiene la Iglesia española? Nos tememos que tampoco. Y nos tememos que el Congreso de Apostolado Seglar del que se habla no dé ni un solo paso en esa dirección.

Malagón se quedó sin carrera eclesiástica, sin carrera civil, sin prestigio. Su diócesis le marginó. Los curas carcas decían que hacía el juego al comunismo mientras los progres le acusaban de anticuado.

Entre los grupos que le admiramos tampoco le tomamos hoy demasiado en serio. No fue un visionario pero supo amar y ver hacia adelante. Los quietistas de todos los tiempos decidieron y deciden no escuchar su grito de angustia. Hoy Venezuela lo paga caro.

¿Y España? Lo mismo. Hoy se vuelven a escenificar las dos Españas porque ni en una ni en otra hay cien pequeños equipos que pongan su carne en la caridad política.

Eugenio Rodríguez

 

Encuentro y Solidaridad ha sido candidato al III Premio por la Paz del C.P. “Carmen Ruiz-Tilve” de Oviedo.

Encuentro y Solidaridad quiere agradecer al colegio “Carmen Ruiz-Tilve” la iniciativa de crear unos premios por la paz. La directora del colegio, Maite, plantea que lo hacen de forma modesta, pero es que la Paz no puede ser de otra manera, si fuera con grandilocuencias se convertiría en espectáculo y no en respeto a quienes de una u otra manera viven y testimonian la Paz.

El atrevimiento de presentar a Encuentro y Solidaridad fue de la Asociación Alfalar, con quienes venimos colaborando desde hace tiempo y a quienes manifestamos qué grande nos venía esta candidatura. A pesar de eso insistieron y gracias a ello hemos podido estar ahí. Muchas gracias por su tesón.

Lo más bonito de estos premios es que todos los candidatos ganan, porque los niños del colegio investigan, analizan, reflexionan… sobre todas las candidaturas.

La nuestra ha sido estudiada por los chicos de 5º E.P. Después de su trabajo han hecho este mural en el que exponen su visión sobre Encuentro y Solidaridad. ¡Es fantástico!

Los ganadores han sido Vicente García Riestra (último superviviente del campo de concentración de Buchenwald) y el Banco de Alimentos de Asturias. Enhorabuena.

Nosotros nos sentimos igualmente ganadores.

El Parlamento ve con “satisfacción” la elaboración de un tratado de Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos

El parlamento foral de Navarra ha aprobado esta declaración institucional tras haber recibido la visita de Ehsan Ullah Khan, militante de los derechos humanos y contra la esclavitud infantil, en la comisión de solidaridad y convivencia. Dicha visita fue organizada por Encuentro y Solidaridad.

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra ha aprobado por unanimidad una declaración institucional por la que la Cámara acoge con “satisfacción” el trabajo iniciado para la elaboración de un tratado vinculante de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos. Ha sido presentada por UPN, Geroa Bai, EH Bildu, PSN y PPN.

Según recoge la declaración, se considera que el tratado “aumentará la responsabilidad social de las empresas, incluido el sector de la confección”.

Además, el Parlamento de Navarra se adhiere a la petición del Parlamento Europeo que solicita a la Comisión Europea que “presente una legislación vinculante sobre obligaciones de diligencia debida para las cadenas de suministro del sector de la confección”.

La Cámara foral subraya que “esta propuesta legislativa debe estar en consonancia con las nuevas directrices de la OCDE sobre diligencia debida en el sector de la confección y el calzado, las directrices de la OCDE para empresas multinacionales que importen a la Unión Europea, la resolución de la OIT sobre el trabajo decente en las cadenas de suministro y las normas acordadas a escala internacional en materia de derechos humanos, sociales y medioambientales”.

El Papa alerta del resquebrajamiento de «la unidad de la familia humana»

En una extensa carta titulada La comunidad humana, el Papa Francisco ha lanzado el martes la «alarma por la falta de atención a la gran y decisiva cuestión de la unidad de la familia humana y su futuro», pues «la erosión de esta sensibilidad, por parte de las potencias mundanas de la división y la guerra» crece a gran velocidad.

En tono preocupado, el Santo Padre denuncia «una verdadera y propia cultura –es más, sería mejor decir anti-cultura– de indiferencia hacia la comunidad: hostil a los hombres y mujeres, y aliada con la prepotencia del dinero».

Francisco afirma que «el pueblo cristiano, haciendo suyo el grito de sufrimiento de los pueblos, debe reaccionar ante los espíritus negativos que fomentan la división, la indiferencia y la hostilidad. Y tiene que hacerlo de inmediato, antes de que sea demasiado tarde».

La carta del Papa, publicada con motivo del 25 aniversario de la Pontificia Academia de la Vida, constata que «los hombres y mujeres de nuestro tiempo están a menudo desmoralizados y desorientados, sin ver». Entre las causas figura que «el sistema económico y la ideología del consumo seleccionan nuestras necesidades y manipulan nuestros sueños, sin tener en cuenta la belleza de la vida compartida y la habitabilidad de la casa común».

En la presentación del documento, el arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de Pontifica Academia de la Vita ha afirmado que «el título de la carta, ‘La comunidad humana’, indica exactamente el punto focal de nuestro esfuerzo». Paglia hizo notar que «está firmada en la fiesta de la Epifanía (Reyes Magos de Oriente) porque el Evangelio promueve la alianza de los pueblos, no el encerramiento en la propia comunidad».

Siguiendo la propuesta de su predecesor Benedicto XVI, Francisco asegura que «una nueva perspectiva ética universal, atenta a los temas de la creación y de la vida humana, es el objetivo que debemos perseguir a nivel cultural. No podemos continuar por el camino del error que se ha seguido en tantas décadas de deconstrucción del humanismo».

El Papa llama a la responsabilidad, pues «ser miembros del único género humano exige un enfoque global y nos pide a todos que abordemos las cuestiones que surgen en el diálogo entre las diferentes culturas y sociedades, que están cada vez más estrechamente relacionadas en el mundo de hoy».

En un momento en que «el umbral del respeto fundamental de la vida humana está siendo transgredido de manera brutal», Francisco propone que «la Pontificia Academia de la Vida sea un lugar lleno de valentía de esta interacción y este diálogo al servicio del bien de todos».

Concretamente, invita a los miembros a participar «en un diálogo intercultural e interreligioso, así como interdisciplinar», participando «en la reflexión sobre los derechos humanos, que son un punto central en la búsqueda de criterios universalmente compartidos», sin olvidar «su estrecha correlación con los deberes, a partir de la solidaridad con quien está más herido y sufre».

El Papa considera urgente «articular una síntesis antropológica que esté a la altura de los desafíos de esta época», marcada por las biotecnologías, la robótica, la inteligencia artificial, etc. E invita a hacerlo partiendo, naturalmente, de premisas religiosas y reconociendo «la familia humana como signo de vitalidad de Dios Padre y promesa de un destino común».

Según Francisco, «la fuerza de la fraternidad, que la adoración a Dios en espíritu y verdad genera entre los humanos, es la nueva frontera del cristianismo». En la línea marcada por san Juan Pablo II, el Papa afirma que «en nuestro tiempo, la Iglesia está llamada a relanzar vigorosamente el humanismo de la vida que surge de esta pasión de Dios por la criatura humana».

Sobre Rosa Luxemburgo

En el centenario del asesinato de Rosa Luxemburgo, recordamos unas palabras sobre ella de Julián Gómez del Castillo al presentar su libro “Reforma o revolución“.

Rosa Luxemburgo fue una revolucionaria de cuerpo entero, capaz de “tenérselas tiesas” hasta con Lenin.

En la película que presenta su biografía y a la que da título su nombre, se presenta una secuencia de ella en la cárcel, cuando le dan el dinero que sus compañeros la envían y, ella, con gestos de evidente disgusto, gritará: “¡Libros!, ¡necesito libros, no dinero!”. Cuando ahora a nuestra izquierda oficial, PSOE e IU la vemos mendigar aumentos de sueldos o ser juzgada por la desaparición de fondos reservados, no podemos por menos que recordar la escena de “Rosa Luxemburgo”. Entre la izquierda de ayer y de hoy, hay una pequeña diferencia: a la de ayer, serlo, le costaba dinero; la de hoy: se lleva el dinero.

Rosa Luxemburgo es la teórica marxista más próxima a la autogestión. Conocer su pensamiento y proyectarle hacia el futuro puede hacer un gran bien al futuro de una izquierda real.

 

Presentación de “Encuentro y Solidaridad” en Valladolid

¡Buenas tardes! Tenemos la gran alegría de presentar hoy la asociación “Encuentro y Solidaridad” en Valladolid. Los que nos conocéis sabéis que, aunque encuentro y solidaridad acaba de nacer, llevamos ya unos cuantos años caminando tras los pasos del Señor en esta ciudad y en otras ciudades de España.

Hoy somos llamados a empezar de nuevo a caminar.

Nuestra nueva asociación hunde sus raíces en la espiritualidad de encarnación inaugurada en el pesebre de Nazaret y continuada por tantos que, a lo largo de los siglos, la han hecho realidad, especialmente en el siglo XX, por Guillermo Rovirosa y Julián Gómez del Castillo y quienes con ellos trabajaron para dar vida al apostolado laico en España. Somos asociación de bautizados: familias, trabajadores, sacerdotes… buscando el ideal de vivir la contemplación y la lucha en medio del ajetreo cotidiano en pleno siglo XXI.

Y presentamos esta tarde nuestra asociación, esta pequeña plantita que está germinando,  ofreciendo la obra de teatro llamada “Cartografía de la desobediencia”, en la que se hace una afirmación tan sorprendente como que “la desobediencia es un acto de amor”Y puede ser verdad…: fijaos… hace unas cuantas semanas, lo habéis visto en las noticias, el barco pesquero Nuestra Madre Loreto rescató en alta mar a 12 hombres africanos que se habían lanzado al agua huyendo de las autoridades libias. Un pequeño barco, el patrón y 12 pescadores afanados en su trabajo, no miraron para otro lado y se atrevieron a desobedecer las leyes y las órdenes del Gobierno y de toda Europa; compartieron su comida y sus enseres con estos emigrantes y arriesgaron mucho para llevarles con vida a puerto seguro.

Una vez más, un grupo de pescadores nos enseña el ABC de la solidaridad: cuando las leyes y las costumbres están contra la persona, hay el deber de desobedecer. Estos hombres, en medio del ajetreo de su trabajo, reconocieron el valor y la dignidad de los desconocidos que tenían delante e hicieron posible la fraternidad en unas condiciones tan adversas.

Nuestro mundo está lleno de respuestas solidarias, como la de estos pescadores. En estos años de andadura hemos visto los milagros que obra la solidaridad: hemos conocido personas que perdonan a los asesinos de sus familias, a madres que han perdido a sus hijos y han hecho de su dolor un instrumento para ayudar a otras madres en su situación, hemos visto empresas que hacen de la solidaridad y no del beneficio su razón de ser, hemos conocido a políticos que han ido a la política a perder de lo suyo por el bien común. El mundo está traspasado por los esfuerzos solidarios y a ellos queremos sumarnos.

Todos los días somos tentados a una vida mediocre, autorreferencial, del disfrute por encima de todo. Pero esa vida sacrifica la alegría, la loca alegría de dar vida.

Nacemos para desobedecer los dictados de la mediocridad, que nos obligan a mirar para otro lado cuando pasamos al lado de los prostíbulos que salpican de vergüenza nuestras carreteras donde se come llanto y se beben lágrimas a tragos. Nacemos para desobedecer los dictados de la mediocridad que nos obliga a mirar para otro lado para no ver a nuestros hermanos emigrantes, hijos del mismo Dios, esquilmados en sus países y trabajando esclavizados en nuestros invernaderos. La mediocridad que nos obliga a mirar para otro lado para no ver a niños muriendo de hambre en un mundo de abundancia y derroche, para no ver a los esclavos que fabrican nuestras ropas…

Nacemos para poder abrir los ojos a la realidad. Y para contribuir con nuestros trabajos, en nuestras profesiones, en nuestras familias, en nuestra vida política, a hacer posible que el mundo sea hogar y la humanidad familia.

Nuestro nombre, “Encuentro y Solidaridad”, obedece a la llamada que hoy nos hace la iglesia a renovar y vigorizar el anuncio de la buena noticia de Jesús en el mundo.

Queremos vivir el encuentro: encuentro con el Cristo que vive hambriento, esclavizado, maltratado, en paro, encarcelado….y encuentro con los hermanos con los que convivimos en el barrio, en el trabajo, en nuestra misma ciudad y en cualquier lugar de este mundo global. Y para que sea posible tenemos que aprender a escuchar, a callar, tendremos que aprender otras lenguas… tenemos tanto que aprender….

Queremos vivir la solidaridad, esa que obra milagros, y para ello tendremos que aprender a ser humildes y pequeños, a ser valientes y honrados.

En este camino que ahora comenzamos necesitamos contar también con vuestro apoyo y calor. Gracias por estar hoy aquí. Nos sentimos profundamente agradecidos a la Iglesia de Valladolid, al Movimiento Cultural Cristiano, a quienes debemos nuestra vida militante, agradecidos a los amigos y al Señor, que nos vuelve a poner en los caminos.

Hilda Cantarín

Hoy también es Navidad. Dios sigue naciendo en las periferias

Volvemos a vivir la Navidad

Para los cristianos, no es un hecho del pasado. Dios sigue naciendo hoy. Como hace 2000 años, María, la mujer pobre, sigue diciendo SI a la promesa de Dios. Como hace 2000 años, Dios sigue naciendo pobre entre los pobres. Como hace 2000 años, se anuncia a los pobres la Buena Nueva. Como hace 2000 años, los magos vienen a adorar al Niño. Aunque El Corte Inglés y nosotros mismos tratemos de inundar todo con juguetes y consumismo. Como hace 2000 años, Dios sigue naciendo emigrante, perseguido, entre los emigrantes y perseguidos de hoy. Entre esos a los que ponemos muros, vallas y alambradas de concertinas. Como hace 2000 años, Dios sigue naciendo entre los inocentes, a los que los poderosos no tienen ningún reparo en asesinar para conservar sus privilegios.

Es Navidad. Dios está con nosotros

Anuncio a María

En un lugar recóndito, ignorada del mundo, una joven pobre le dice “Si” a Dios. Cambia la historia. Hoy muchas mujeres siguen dando el “Si” a Dios para ayudar a sus hermanos. Siguen dándose completamente, por amor, a los demás. Sin reclamar privilegios. Siguen cambiando la historia.

Huida a Egipto

Hoy los empobrecidos siguen huyendo de las guerras, de las dictaduras sangrientas, del hambre. La vieja Europa ha olvidado sus raíces y los rechaza. Hemos convertido el Estrecho de Gibraltar en una inmensa fosa común. Entre sus dos orillas se encuentra hoy la mayor diferencia económica, entre riqueza y pobreza, del mundo. Vienen desesperados, hombres, mujeres y niños. Les recibimos con miedo. Olvidamos que no hace mucho fuimos nosotros emigrantes. Y los rechazamos. Dios sigue naciendo entre ellos.

Santos inocentes

Hoy hay cientos de millones de niños esclavos. Imposible calcularlos. Muchos no figuran en ningún registro. “No existen” y “nunca existirán”. Niños soldados en guerras que hemos provocado. Niños en las fábricas de ropa que gastamos. Niños, y especialmente niñas, en la prostitución. En la recolección de flores para nuestros perfumes. Niñas vendidas para trabajar en las casas de los ricos de África, de Asia… y de Europa. Niños trabajando en las minas del Congo para el sacar el coltán de nuestros móviles y nuestros televisores. Cada kilo de mineral es la muerte de dos niños. Nosotros mientras cambiaremos de móvil cada año. Todos sacrificados en el altar del egoísmo. Dios sigue naciendo entre ellos.

Nacimiento en el pesebre

El mundo produce suficiente riqueza para que todos podamos tener buena alimentación y una vida digna, pero hemos repartido mal los bienes del Padre. Jesús no buscó palacios con médicos. Nació en la cuadra “porque no había sitio para ellos en el mesón”. Hoy sigue naciendo en las cuadras, en las cuevas, en las chozas de los pobres. Hoy sigue sin haber sitio para ellos en el mesón.

Anuncio a los pastores

La vieja Europa pierde sus raíces cristianas. Muchas veces vivimos como si Dios no existiera. Como sociedad, ya no entendemos el Evangelio. Hemos cambiado a la persona con dignidad de hijo de Dios por el “tanto tienes, tanto vales”. Pero Dios no se cansa de amar a la humanidad. Y el Evangelio se sigue propagando entre los pobres. Donde se recibe con alegría y esperanza.

Adoración de los magos

En vez de postrarnos ante Dios que nace, inundamos nuestra vida de consumismo y superficialidad. Es curioso que festejemos un acontecimiento justo de la manera contraria de lo que significa ese acontecimiento. Dios se despojó de todo y nació pobre para traer la Buena Nueva a todos. No callemos su voz que, dentro de nosotros, nos sigue llamando al amor incondicional, a la entrega incondicional.

Luis Argüello, nuevo Secretario General de la Conferencia Episcopal

Siempre es una alegría comprobar que hay personas con vocación de servicio y por eso nos alegra la elección de Luis Argüello como Secretario General de la Conferencia Episcopal.

Luis Argüello es alguien que suele referirse a la Iglesia en clave esponsal, como esposa de Cristo. Y es precisamente así, como vocación de servicio, como el Catecismo reconoce al matrimonio y al sacerdocio.

Un hombre con vocación de servicio a sus alumnos, a sus conciudadanos, a sus seminaristas, a sus feligreses, a los pequeños pueblos de su diócesis, a sus amigos de tantas asociaciones civiles y apostólicas con los que ha compartido vida y camino.

 

Ahora que acepta la responsabilidad de la Secretaría General de los obispos de España nos alegramos de esta nueva ocasión para el servicio. Cuando a esta edad muchos ya se jubilan otros acogen más tarea.

Encarnar olor a oveja, cultura del encuentro, Iglesia en salida, Iglesia accidentada… son un reto en unos tiempos convulsos para la sociedad y por tanto para la Iglesia. No será fácil la tarea. Será cuestión, también, de ni coger las flores ni de temer las fieras. Sabemos de su entusiasmo y de su hondura espiritual que tanto nos ha transmitido en las jornadas y encuentros que hemos compartido con él.

Será un buen servidor de la Iglesia, empezando por su capacidad de dialogo que, como él mismo afirma “tiene un punto cero que es la escucha”. Algo esencial para hacer una buena lectura de los signos de los tiempos y una propuesta de respuestas, en la cultura actual. Y con amplio conocimiento de las situaciones existenciales que tanto afectan a empobrecidos, familias, jóvenes, instituciones…

Esperamos seguir contando en el trato cercano, con su servicio, como amigos que transitan en una dirección y otra, el camino de Emaús.

Os dejamos aquí una entrevista realizada el año pasado para el diario La Provincia