La Conferencia Episcopal ante la eutanasia

Los obispos españoles se posicionan contra la eutanasia y hacen  un llamamiento ala necesidad de invertir recursos y esfuerzas en la promoción de los cuidados paliativos y el acompañamiento a enfermos y ancianos. “La eutanasia y el suicidio es una derrota para todos”, dice el Papa Francisco.

Se convoca una jornada de ayuno y oración para el próximo 16 de diciembre.

 

Celebrando la eucaristía en la casa Emaús

Ha fallecido Monseñor Damián Iguacen

Monseñor Damián Iguacen Borau ha fallecido este martes 24 de noviembre de 2020 a los 104 años de edad en la residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados que lo atendían en el Hogar Saturnino López Nova, en Huesca. El estado del obispo emérito de Tenerife se había deteriorado durante los últimos meses.

La Misa exequial se celebrará el jueves 26 de noviembre, a las 11:00 horas, en la Catedral de Huesca con presencia de Monseñor Álvarez.

Biografía

El obispo emérito de Tenerife nació en el pueblo aragonés de Fuencalderas (Zaragoza). Cursó estudios en el Seminario Conciliar de la Santa Cruz de Huesca. El 7 de junio de 1941 fue ordenado sacerdote. El 11 de octubre de 1970 consagrado obispo en la Catedral de Barbastro y el 14 de agosto de 1984 se convierte en prelado de la diócesis de Tenerife, de la que era obispo emérito.

Su primer destino fue como párroco en diversas parroquias en la Diócesis de Huesca de 1941 a 1944. Fue vicerrector del Seminario de Huesca de 1944 a 1948 y consiliario de Jóvenes y Mujeres de Acción Católica entre 1950 y 1969. De 1955 a 1969 pasó a ser párroco de San Lorenzo de Huesca.

Posteriormente, recibió el encargo como Administrador Apostólico de Huesca en 1969 y fue nombrado Obispo de Barbastro el 11 de octubre de 1970 hasta que en 1974, fue trasladado a la diócesis de Teruel. En 1984 fue nombrado Obispo de Tenerife, ministerio que desempeñó hasta el 12 de junio de 1991, cuando la Santa Sede aceptó su renuncia y pasó a ser emérito.

En la CEE fue miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia de 1972 a 1981 y de 1984 a 1993, presidió la Comisión de Patrimonio Cultural.

Además, en el trienio de 1975-1978 formó parte de la Comisión para la Vida Religiosa. De nuevo fue miembro de ella de 1981 a 1984.

Mons. Iguacen también publicó diversos estudios y libros sobre el patrimonio histórico y sobre advocaciones marianas.

Amigo

Damián Iguacen en las Jornadas Felipe Lopez

Muy querido por las familias y militantes del Movimiento Cultural Cristiano y Encuentro y Solidaridad. Participó en numerosos ejercicios espirituales y distintos actos en los últimos años.

En la fotografía la vemos participando en las jornadas de Militancia Cristiana D Felipe López organizadas por el Movimiento Cultural Cristiano en enero de 2010. En esa jornada recordaba que los cristianos, que somos buscadores de las Verdad, no podemos ser simplemente “transmisores de noticias; debemos conocer la realidad para obrar con eficacia. El Señor nos quiere comprometidos y santos” y que vivamos con alegría y buen humor cristiano, las Bienaventuranzas”.

D. Damián destacaba continuamente la figura de María como fundamental en la espiritualidad de encarnación ya que ella representa como nadie la cercanía de Dios al ser humano y la preocupación viva de la Iglesia por los que sufren. Reproducimos la oración que dedicó a la Virgen:

ORACIÓN A SANTA MARÍA DEL BUEN HUMOR

D. Damián Iguacén

Oh Jesús, Sabiduría eterna. Cuando el Creador ” afirmaba los cielos y ponía límite al mar y asentaba los cimientos de la tierra, Tú estabas junto a El como arquitecto, eras su encanto todos los días y en todo tiempo jugabas en su presencia, jugabas con la bola de la tierra y eran tus delicias los hijos de los hombres”. Ahora te contemplo Niño Juguetón en el regazo de la Virgen Madre y vengo a pedirte sabiduría y buen humor.

Contigo quiero también jugar con la bola de la tierra y ser el encanto de Dios, mi Padre, y las delicias de las gentes, mis hermanos. Quiero estar alegre siempre, siempre de buen humor y además contagiarlo a los que están a mi vera. Dame humor, buen humor, sentido del humor.

Necesito humor para seguirte, Señor, para creer en las Bienaventuranzas, para amar y perdonar a todos. Necesito fuertes dosis de buen humor para ser sal, luz y fermento de este puñetero mundo, entre gente incordiante e inaguantable, de esta sociedad de gentes crispadas y conflictivas, en unas comunidades inexplicablemente ásperas, tensas y ácidas. Dan ganas de no poner ya más sal a la “cosa”, de esconder la luz en un rincón y no seguir animando y empujando. “Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no hacéis duelo”, dijiste Tú mismo no sin humor.

Ya ves, Señor: guerras, luchas, odios, divisiones, injusticias, enfrentamientos, lamentos, protestas, quejas, crisis, tensiones, malas caras, piques, peleas, intolerancias, conflictos, celos , envidias, nervios, destemplanzas, tristezas, manías, angustias, malos humores… ¡Ya está bien! Dan ganas de dar un gruñido y marchar.

Pero Tú no quieres seguidores gruñones ni entristecidos. No te agradan las procesiones de “sauces llorones”, no te gusta oír letanías de resentidos. Lo comprendo, Señor. No es posible ser buen cristiano sin buen humor. No se puede vivir el amor fraterno de verdad sin grandes dosis de buen humor. No es posible la vida espiritual sin sentido del humor. El mal humor no es buen conductor de la Buena Noticia. Dame humor, mucho sentido del humor, fuertes dosis de buen humor.

Quiero distender, relativizar, desdramatizar. No quiero crisparme nunca, por nada. No tomaré muy en serio a los protagonistas de los conflictos. Las cosas no suelen ser como las presentan los problematizados. La exageración es a menudo fruto de la emotividad. Ayúdame a situar los conflictos en su justa dimensión, a rebajar al mínimo el tanto por ciento de veracidad de todo comentario malévolo, ofensivo o desfavorable que oiga, a no dramatizar, a no hacer problema de lo que no es, a no absolutizar lo que sólo es relativo y cambiable: sólo Tú eres el Absoluto; todo cambia y da vueltas, menos Tú, que eres “fuerza tenaz, firmeza de las cosas, inmóvil en Ti mismo, origen de la luz, eje del mundo y norma de su giro”.

Tomaré en serio y responsablemente las cosas, pero no quiero confundir seriedad con tristeza, acritud o mal humor. Los problemas y conflictos y las situaciones difíciles se pueden humanizar, distender y aún resolver a base de buen humor. El ser humano vale más que el conflicto; el trato humanitario, más que la rigidez; el espíritu, más que la letra; las personas, más que las costumbres; la caridad, más que los carismas; el buen humor, más que la acidez. El orden y la justicia no están reñidos con el amor, la sonrisa y el buen humor. El humor y la sonrisa son un modo de comulgar con los hermanos. La benevolencia en el juicio, el espíritu de reconciliación, el diálogo, son armas eficaces de distensión en toda lucha y conflicto. “Abrir a todos los hombres los caminos del amor y esforzarse por establecer la fraternidad universal no son cosas inútiles”.

Qué risa dan muchas cosas, querido Jesús, Niño juguetón en el regazo de la Virgen Madre: las afirmaciones rotundas de los enfatuados, las poses de los engreídos, las majaderías de los poderosos, la vaciedad de los orgullosos, la ridiculez de los que se dan importancia. Quiero reírme de todo eso. Y de eso que llaman ” prestigio”, “valer”, “honor”, “dignidad”, “autoridad”, cuando realmente a veces no es sino vanidad y amor propio. Quiero reírme de “cosas” que la gente busca afanosamente, por las que se pelean y enfrentan los que no saben vivir sin ellas. Qué risa, Señor, qué pena. Pero, sobre todo, quiero reírme de mí mismo. Que me vea espantosamente ridículo cada vez que me dé importancia o me busque a mí mismo, olvidándome que soy “el último de todos y el servidor de todos”. Los importantes sois vosotros: Tú, Señor, y los hombres mis hermanos.

Ayúdame a mantener inquebrantable mi buen humor ante la terquedad “irritante” de los que no me quieren o me interpretan “mal o se meten conmigo o se burlan y ríen de mí. Que no pierda el buen humor ante las maquinaciones, manejos y enredos de gente intrigante. Que no caiga en la trampa de tratar como enemigos a los que no me quieren O hablan mal de mí. Que no me atrapen los tentáculos de la envidia ni de los celos. Que no me roben la alegría los desengaños, frustraciones o desencantos ni el fastidio de la vida. Que los golpes que recibo no me dejen amargado ni resentido. Quiero reír, quiero reírme, quiero estar de buen humor.

Gracias, Señor, porque he caído en la cuenta que el humor es la mejor manera de tomarte en serio. Dame sentido del humor, compañero inseparable del amor cristiano, señal de madurez espiritual. Dame sentido de la proporción, lucidez para jerarquizar los valores, inquebrantable fe en la eficacia de los medios pobres. No me importa hacer el ridículo ante la gente; me importa no hacer el ridículo ante Tí que has puesto al revés los valores del mundo.

Santa “María del Buen Humor: muéstranos a Jesús, Sabiduría eterna, Niño juguetón, razón y causa de nuestro Buen Humor cristiano; ayúdanos a mantenernos alegres y bienhumorados; ruega por nosotros, tantas veces pecadores por tristes y malhumorados, para que seamos dignos de alcanzar y gozar de inalterable buen humor aquí en la tierra y de las alegrías eternas en el cielo. Amén.

Puedes escuchar una entrevista que le realizó la emisora de radio canaria “Radio Tamaraceite”:

Julian Gómez del Castillo en Honduras

Julián, ahora más que nunca

Rodrigo Lastra

Julián Gómez del Castillo. (Santander 1923- Madrid 2006): Hijo del movimiento obrero. Es decir, hijo de Francisco y Lola. Su padre tipógrafo, como su abuelo, de los que habían fundado el PSOE en Asturias y Cantabria. Su madre, inmigrante castellana huérfana. Su padre, militante obrero socialista, muere en la huelga revolucionarias de 1934. Julián militó desde muy temprano en las Juventudes Socialistas. Aprendió desde la cuna el gran valor que la cultura y la formación tenían para los que durante generaciones y generaciones habían estado privados de ellas.

A 18 años, y tras un proceso de conversión, se bautizará cristiano. El amor al Ideal cobró una nueva dimensión al descubrir la fe y encontrarse con el Cristo de los evangelios. Descubrió al Jesús que está con los pobres y la necesidad de tender puentes entre la Iglesia y el mundo obrero, realidades que en las últimas décadas habían sufrido grandes desencuentros. Eso le llevará a formar parte del grupo fundador de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) en 1946, junto a Guillermo Rovirosa y un puñado de militantes obreros conversos que habían militado en el socialismo, en el anarcosindicalismo y en el marxismo. En 1963 fundará la editorial ZYX (cuyas siglas, las últimas letras del alfabeto, eran una declarada intención del compromiso con los últimos). En 1975 se embarca el Movimiento Obrero Autogestionario (con su breve paso por Unión Sindical Obrera e intensos diálogos con el mundo libertario). En 1980, junto a un puñado de amigos, funda el Movimiento Cultural Cristiano, y en 2004 el partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista. Siempre queriendo dialogar y tender puentes en la construcción de un mundo más fraterno. Falleció el 29 de octubre de 2006

Conocí a Julián Gómez del Castillo hace ahora unos 25 años. Fue en la casa de un matrimonio amigo, en la cocina, a la hora del café, de un piso en Valladolid. Ese día Javi y Ana me hicieron uno de los regalos más preciosos que me han hecho en la vida: presentarme a un apóstol, conocer a Julián. Yo tenía 19 años, y apenas llevaba 2 estudiando la carrera de medicina. No seas como esos médicos que son como perros, que sólo van donde van las perras fue lo primero que me dijo, y me puso como ejemplo aquel médico granadino de principios del S.XX, que cobraba a los ricos, mientras a los gitanos que vivían en las cuevas del Albaicín les dejaba billetes debajo de la almohada. Fue la primera lección, de las tantas que aprendí de Julián. Puedes ser fontanero, albañil, maestro, ingeniero, pintor, medico… pero SE SOLIDARIO. La Vida Solidaria lo fue todo para él. Lo más importante para la vida militante es la Solidaridad. Y la única razón para la vida solidaria es Dios. Este es el legado más importante que nos ha dejado Julián.

A los pocos meses hicimos con él, el cursillo de conversión. Recuerdo que, al finalizar el curso, Raquel me dijo que había tenido la sensación de haber conocido a un santo. Desde aquel día, siempre he tenido esa convicción. Y desde aquel día hasta hoy, no dudamos en embarcar nuestra vida con aquella pandilla de locos, de amigos, de enamorados de Jesús, de los pobres y de la Iglesia… que era el Movimiento Cultural Cristiano y ahora es Encuentro y Solidaridad. Tras años de búsqueda, nos encontramos con la militancia cristiana: Permanentes en la oración, permanentes en la lucha. Esa era la propuesta que nos hacía la Iglesia a través de Julián.

Julián, un referente para los jóvenes

Por nuestra juventud, conocimos a Julián en la última etapa de su vida. Aún fumaba, y a pesar de sus setenta y pocos años trasmitía una fuerza, una fe, una esperanza… que a Raquel y a mí, nos cambio la vida. Julian es de aquellas personas, que a medida que le conoces más de cerca, más grande te parece su figura. Más te cuestionaba su vida pobre y entregada. Más te sentías amado, con ese amor exigente que el derrochaba. Como muchos otros, guardaré para siempre en mi corazón, como tesoros, ciertos momentos de amor entrañable que el tuvo para con nosotros. Cuantas más cosas tengamos, menos espíritu de oración. Las cosas nos acaban poseyendo. Entregar tiempo, entregar cosas materiales, entregar la vida…

Años más tarde, y por mi condición de médico, tuve la gracia de poder estar cerca de él en los últimos meses de su vida. Tengo todavía muy fresco el día que me tocó decirle que tenía un cáncer de pulmón extendido a los huesos. Trini le cogió la mano, y le dijo: Ahora Julián, a abrazarnos a la Cruz. Él le contestó: Así sea, lo que Dios quiera. Uno de los allí presente dijo, lo que yo también pensaba: Bueno Julián, lo que Dios quiera, pero también lo que los médicos digan. – ¡No! Contestó Julián– Lo que Dios quiera y punto! Dio un abrazo a su mujer y rezamos un padrenuestro. Así vivió Julián hasta el último día de su vida el Hágase tu voluntad de la oración que Jesús nos enseño. Su vida fue un Padre Nuestro continuo.

Militancia en Zaragoza

Fue él quién impulsó a un grupo de militantes a comenzar a venir a Zaragoza. Fue quien nos hizo el mejor regalo de bodas, animarnos a venir a la capital aragonesa a continuar la tarea apostólica. Ha sido quien nos ha hecho volver muestra mirada a los pobres de la tierra, conocer y tener la gracia de continuar el movimiento de liberación de los empobrecidos. En él hemos descubierto vitalmente la historia de los pobres. Conocerle ha sido conocer a un Apóstol de la Iglesia, a un militante obrero de coraza dura y corazón encogido por el dolor de los últimos de la Tierra.

Fuerte con los poderosos, humilde con los débiles, implacable con los que humillan a los pobres. Los pobres son sacramento del Señor, y por tanto lugar de encuentro del hombre con Dios. Por eso el movimiento obrero fue solidario cuando se acercó a los pobres-sacramento. En el movimiento obrero se vivía la Solidaridad, no como héroes, sino como su forma de vivir. Recuerdo una larga conversación por los muelles de Santander sobre militantes obreros. Quintanilla, Besteiro (a quien Julián debía su nombre), Seguí, Mera, Saborit, Alonso, Abad de Santillán… Salí sobrecogido. Historia viva legándonos un patrimonio, del cual Julián era uno de los últimos eslabones de esa cadena que se nos trasmitía.

Cuando a los jóvenes se nos planteaba alguna dificultad, él siempre nos decía lo primero mirad a ver como lo han resuelto otros antes que vosotros. No hay problema o experiencia humana, que, en su sentido más profundo, no se hayan planteado antes nuestros antecesores… y que no hubiera resuelto, incluido los pobres. Esa era su pasión por la Historia de los pobres, por la Historia de la Iglesia que nos transmitió a muchos.

Promoción de Cultura Solidaria

Nos preguntaba, con aquellas cuestiones que lanzaba y te hacían pensar una semana entera, Para los empobrecidos que es más importante ¿Poner un puesto de publicaciones solidarias, o mandar un millón de pesetas al Tercer Mundo? La contestación nos la daba con su ejemplo, quien más cultura había editado y difundido en la segunda mitad del S. XX en España. Miles de personas han conocido el movimiento obrero, a Helder Cámara, a Pestaña, a Proudhon…, por Julián. El Tú, El Boletín, ZYX, Voz de los sin Voz… miles de títulos diferentes publicados, millones de semillas de esperanza sembradas por todo el mundo.

Un 29 de octubre, hace ahora 14 años, cuando recibí la llamada que me comunicaba el fallecimiento de Julián, estaba llegando a Zaragoza donde íbamos a poner un puesto con libros en la parroquia de San Andrés. Llamé a Raquel, y hablamos de suspenderlo.Pero nos acordamos de sus palabras, y pusimos el puesto. Ese fue nuestro pequeño homenaje. Sí, el largo camino de la cultura de solidaridad, es más importante y necesario para los empobrecidos, que darles 6.000 euros. Esa fue la manera de Julián de luchar contra el asistencialismo que castraba la promoción de los pobres.

Foto separación de un hijo de su madre migrante en EEUU

Canarias como Trump: Separar hijos de sus madres en la frontera.

Los protocolos y guías de actuación para detectar, prevenir y sancionar la trata de seres humanos son herramientas creadas con el fin primero de mejorar la asistencia a las personas que se sospecha son víctimas de trata, no para castigarlas. La Fiscalía Provincial de Canarias les ha retirado los niños a varias mujeres inmigrantes llegadas en las últimas semanas a las islas. En algunos casos la separación se prolonga ya cerca de dos meses.

Esta medida, tan similar a la que ha utilizado Trump en E.E.U.U., y que provocó espanto entre todos los españoles, no es nueva en nuestro país, España ha sido condenada en 4 ocasiones por estas prácticas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La separación se mantiene a la espera de la realización de pruebas de ADN que deben demostrar el vínculo familiar cuando no hay documentación que lo acredite.

Toda medida preventiva del delito de trata es bienvenida. Sin embargo, en muchos de los casos, haya trata o no, estamos hablando de niños y niñas que pueden haber sido producto de una violación, desafortunadamente una forma de violencia que habitualmente sufren las mujeres durante el tránsito por los distintos países que atraviesan antes de llegar a España. Es decir, cuando todos los recursos del país al que llegan las mujeres migrantes deberían estar centrados en escuchar su relato, el cual debería ser recogido por las asociaciones humanitarias que intervienen para prestarles el debido apoyo psicológico y entorno de seguridad que necesitan, y cuando se deberían tener en cuenta las recomendaciones de estas organizaciones especializadas, lo que hace la fiscalía es violar una vez más los derechos de estas mujeres y del menor.

El amparo de las leyes

Hay innumerables convenios y acuerdos internacionales que así lo indican, pero sin meternos en un tema jurídico y citando solamente el art. 9 de la Convención sobre los derechos del niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, ratificada por España y vigente en nuestro país “los Estados parte velarán porque el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando (…) tal separación es necesaria en el interés superior de niño” y ‘éstos’ (traducción del inglés de ‘their’) se refiere tanto a los niños como a los padres y/o madres.

En cuanto a las excepciones se refiere principalmente a abandono o malos tratos. Se justificará esta medida solamente ante supuestos de gravedad contrastada, en los que no quepa solución alternativa. ¿Realmente no hay forma de proteger los intereses de estos niñas y niñas, respetando los derechos de las mujeres que dicen ser sus madres, y ofrecerles un lugar seguro donde puedan estar juntos hasta que se tengan los resultados de los ADN? ¿O será que son negras y pobres y la Fiscalía de Canarias decide hacer y seguir protocolos de actuación exclusivos para las migradas negras y pobres que llegan a este país porque no merecen ni siquiera ser escuchadas?

La Fiscalía se justifica

La fiscalía de Las Palmas justifica la separación de estos niños de sus madres debido a la constatación de desapariciones de menores junto a las que decían ser sus madres, que se producían antes de recibir el resultado de las pruebas de ADN, que, según la fiscalía, demostraban después que no existía vínculo biológico entre ellos. Esto lo único que prueba es la negligencia de los organismos oficiales y la falta de medios empleados para evitar que esto ocurra, ya que todos los agentes intervinientes en casos de trata saben que la mujer y niños sospechosos de ser víctimas pueden desaparecer. Es decir, no se les han perdido solamente los niños, han perdido de vista también a la mujer tratada.

La solución de la fiscalía, en vez de asumir sus fallos y ponerles remedio donde se originan, pasa por tomar medidas inhumanas que tienen un efecto devastador y traumático para estas mujeres y niños ya previamente traumatizados por el proceso migratorio y la violencia que es siempre parte de él. En definitiva, lo que estas mujeres están diciendo y el llanto de los niños demuestran que, sean o no sus hijos, ellas son la persona con la que han desarrollado un vínculo afectivo durante al menos parte del trayecto a España en condiciones de extrema violencia y vulnerabilidad. No parece ni humano, ni sensato, ni jurídicamente necesario seguir un protocolo de actuación tortuoso y traumático para las personas que se supone dicen querer proteger.

Corina Fuks

FOTO: JOHN MOORE – AFP

Encuentros para la solidaridad 2020

Responsables con la pandemia y con los problemas del mundo

Encuentros para la solidaridad 2020

Se puede ser responsable con la pandemia y con los problemas del mundo, que en esta época lejos de estar en suspenso, aumentan. En esta época los parados aumentan, el negociazo de las hipotecas y alquileres de vivienda y locales se hace más evidente ahora, la vida de los inmigrantes y mujeres prostituídas es peor ahora, y en esta época los ancianos en las residencias pagan la factura de una mala gestión de la pandemia. Por eso decidimos continuar con el programa de cursos y campamentos de los Encuentros para la Solidaridad 2020 que se celebran en la Casa Emaús (Torremocha del Jarama, Madrid). Porque ahora es más importante que nunca el impulso a la formación de militantes cristianos y al ejercicio de su acción de consagración a la transformación del mundo.
Mucho trabajo y mucho aprendizaje para adaptar este espacio a la realidad de la Pandemia Covid. La Casa Emaús se dotó de un protocolo que seguía las recomendaciones sanitarias para minimizar el riesgo de transmisión. Ningún caso positivo entre los asistentes a los campamentos y los cursos que allí celebramos del 21 de Julio al 17 de Agosto.

Curso «Trabajo digno, futuro digno»

En el curso “Trabajo digno, futuro digno”, se exploraron distintas realidades laborales y las posibilidades de respuestas creativas solidarias. Nos encontramos tanto expertos y profesores universitarios, como Eduardo Rojo Torrecilla, como trabajadores y personas vinculadas a la realidad de plataformas como Deliveroo o Glovo, a la hostelería, trabajo doméstico, alimentación, o el trabajo autónomo. Con Aboubaker el-Khamlichi (de la asamblea de obreras y obreros Attawassol) y Zohra Koubia (integrante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos -AMDH-), pudimos dialogar sobre la situación de los trabajadores del textil y de las personas migrantes en Marrueco.

Curso «En busca de sentido: del sufrimiento humano al amor político»

En el curso “En busca de sentido: del sufrimiento humano al amor político” se abordó la problemática de la medicalización del dolor, el duelo y cómo acompañarlo, o la dimensión transcendente del sufrimiento (espiritualidad, política, arte….). Para ello contamos con Arnaldo Pangrazzi (Religioso Camilo experto en humanización de la salud y duelo) o el psicólogo Valentín Rodil. Con Joseba Achotegui profundizamos en el apoyo a migrantes con problemas de salud mental. En el campo de la psicoterapia desde el sentido intervino el psiquiatra y profesor de Zaragoza Tirso Ventura. También contamos con testimonios, tanto actuales como históricos, que muestran cómo el dolor se puede transformar en un amor que redunda en beneficio de la sociedad. No han faltado veladas para el diálogo vital con elementos simbólicos, talleres de arte para la expresión del dolor de forma compartida e incluso teatro o video-forum.

Y además…

Clemente y M.Carmen, responsables de la escuela de padres más importante de España, con miles de cursos para familias y profesores impartidos en varias ciudades de España durante más de 25 años, pudimos profundizar durante dos días sobre cómo educar en la adolescencia.
A lo largo de los cursos, los asistentes han podido conocerse colaborando en los servicios de limpieza, de atención en servir y recoger las comidas, o fregando el menaje tras las mismas. Estos espacios de servicio compartido han colaborado a crear un ambiente de trabajo y alegría.

Niños y jóvenes pudieron celebrar también campamentos. Dependiendo de la edad se realizaron talleres de mascarillas, electricidad, experimentos, cámara termográfica, iconos bizantinos o murales. Otros talleres sobre cuidados, violencia obstétrica o la industria de la pornografía, fueron impartidos para los más jóvenes. Batucada, excursiones, o la realización de videoclips musicales formaron parte de estos días.

Los militantes de Encuentro y Solidaridad pudimos tener nuestra Asamblea anual y unas Jornadas con el título “contemplativos en medio del mundo”, donde abordamos los retos de una formación que responda a la vocación de los laicos y de un mundo que cambia. También temas como la profesión, los métodos de análisis de la realidad y las experiencias de caridad política

No queremos que la COVID-19 se convierta en una coartada usada para cercenar nuestras posibilidades de compromiso y solidaridad. Un reto que seguimos teniendo por delante, ahora más que nunca.