«Jamás pensé que podría amar tanto a mis enemigos», dice Jeny Castañeda. (Diálogos de la Casa Encuentro y solidaridad de Canarias)

Jeny Castañeda, víctima de la guerra en Colombia y fundadora de una iniciativa que fomenta el perdón entre víctimas y asesinos, visita por primera vez España para compartir su experiencia enriquecedora de perdón, en un Congreso de Noviolencia. Además, es una de las protagonistas de la película EL MAYOR REGALO, de Juan Manuel Cotelo, que se estrena en España el 9 de Noviembre.

¿Cómo ha llegado tu historia hasta EL MAYOR REGALO?

Esta película recoge testimonios de perdón en muchos países del mundo, pero el proyecto nació en Colombia. Algunos paramilitares decidieron entregar sus armas, ir a la cárcel y pedir perdón a sus víctimas, cara a cara. Conocieron las películas del director de cine español, Juan Manuel Cotelo, y compartieron con él su arrepentimiento, deseando que llegase a Colombia y a todo el mundo.

¿Por qué querían pedir perdón?

Porque causaron muchas muertes en Colombia y querían lanzar un mensaje claro al mundo: la violencia es un camino equivocado, que nunca se justifica. Ellos empezaron defendiéndose de la guerrilla, pero ante la falta de ayuda por parte del Gobierno colombiano, tomaron la decisión de defenderse por sí mismos, combatiendo a la guerrilla con las armas. Lo que comenzó siendo una «auto-defensa» acabó convirtiéndose en algo cruel, violento, y causaron tanta muerte y tristeza como los propios guerrilleros.

¿Por qué tú eres víctima?

Porque ellos asesinaron a mi mamá. Se llamaba Damary Mejía Ramírez y siempre estaba luchando por el bienestar de las familias más vulnerables del municipio. Ella ya había creado dos barrios al servicio de los pobres. Cuando estaba creando el tercero, ocupó las tierras del narcotrafinante Pablo Escobar, la Hacienda Nápoles, para que pudieran vivir allí sesenta familias pobres. La amenazaron de muerte por eso, pero ella no se amedrantó. Y ese mismo día, fue asesinada delante de toda su gente.

¿Cómo viviste esta tragedia?

Durante 12 años busqué la venganza contra los asesinos de mi madre. El día en que ellos, arrepentidos, me pidieron perdón… yo no acepté su perdón. El perdón era inconcebible para mí. Iba a todas partes con una camiseta que mostraba la foto de mi madre y el lema «Vivirás por siempre». Y odiaba a los asesinos, con todo mi corazón.

¿Cómo se vive con ese odio?

Es muy duro. En mi corazón sólo había rabia, resentimiento y sed de venganza. Cuando Ramón Isaza, uno de los máximos jefes paramilitares, me pidió perdón por segunda vez, le dije a la cara que jamás le iba a perdonar. Le dije que si Dios le perdonaba algún día, que me buscase de nuevo. Porque yo pensaba que Dios no le iba a perdonar nunca. Le insulté hijo de puta y me llené de orgullo y soberbia. Al cabo de unos meses, me diagnosticaron un cáncer y por primera vez tuve miedo de morir. Y me pregunté «¿qué he hecho de mi vida, con tanto odio?» Pensé en la herencia de odio que iba a dejar a mi hijo… Hablé con un amigo sacerdote y él me aseguró que iba a rezar por mí, no sólo para mi curación física, sino sobre todo para mi curación espiritual, pues las heridas de mi alma eran más graves que las del cáncer. Me dijo que le pediría a Dios que transformase mi corazón de piedra en uno de carne, tierno y misericordioso. Yo me burlé de aquel sacerdote, no creí en sus oraciones, no estaba dispuesta a cambiar. Pero él me dijo que rezaría por mí, de todas formas, pidiendo: “Señor, perdónala, porque no sabe lo que dice”. Fue muy paciente conmigo. Siempre que me veía, me abrazaba y me besaba, a pesar de mis burlas. Un día me dijo: “Dios da a sus mejores guerreros, las mejores batallas, y tú eres una guerrera de Dios”. Yo no le creí, pero pasaron muchos meses y Ramón Isaza volvió a buscarme para pedirme perdón otra vez. Me contó que todos los días rezaba un rosario para que yo tuviera paz y lograse perdonarle, y otro rosario más, para que también mi mamá le perdonase, donde estuviera ella. Veinte días antes, yo había soñado con mi madre, y ella me había anunciado en sueños, ese nuevo encuentro con Ramón. Y entonces se produjo el milagro. Abracé a Ramón y le di un beso de parte de mi madre, tal como ella me pidió en sueños. Y sentí en ese instante como si me estuvieran sacando un puñal que tenía atravesado en mi corazón, entre pecho y espalda. Justo en ese momento entró en la cárcel el sacerdote que tanto había orado por mí y se sorprendió de encontrarme allí, abrazado a aquella persona a quien tanto odié. Era el capellán de la cárcel de máxima seguridad. Desde entonces, no sólo me curé del cáncer y del odio, sino que Ramón y yo estamos cada vez más unidos. Trabajamos juntos para fomentar el perdón y la reconciliación en Colombia y en el mundo. Hemos creado juntos una Fundación que lleva por nombre “Por la Reconciliación Damary Mejía Ramírez”, en honor a mi mamá.

Burgos. Jornadas D. Felipe López dedicadas a la cultura del encuentro desde el perdón

En la Facultad de Teología de Burgos hemos celebrado los días 25 y 26 de septiembre las Jornadas de militancia cristiana dedicadas a D. Felipe López, sacerdote burgalés que dedicó su vida a la formación de militantes cristianos y el servicio a numerosas comunidades eclesiales desde su honda formación teológica y humana.

El primer día contamos con la presencia de D. Luis Argüello, Obispo Auxiliar de Valladolid, muy querido por nosotros. Tras celebrar la eucaristía inaugural de las Jornadas en la capilla de la Facultad comenzamos con la ponencia de Monseñor Argüello. Nos habló de las claves para la cultura del encuentro a la luz de la vida y el magisterio del Papa Francisco. Dios en sí mismo es puro encuentro, es amor trinitario, es solidaridad. Las comunidades cristianas en este nuevo tiempo debemos aprender a discernir en todo momento cuál es su voluntad.

Para ello, nos recordaba D. Luis, la clave es reconocer el paso de Dios en la Historia, interpretar su voluntad y elegir cuál debe ser nuestra respuesta hoy. Abrir brechas de encuentro y solidaridad con los empobrecidos exige actuar desde la caridad política en actitud de permanente combate interior y exterior, eso implica apostar por una vida militante y no violenta.

Las decenas de asistentes a esta primera jornada de este nuevo homenaje a D. Felipe López entablamos un coloquio con el ponente que nos ayudó a desentrañar un poco más las claves del momento que estamos viviendo en la Iglesia a la luz de la doctrina de Francisco. Le agradecemos a nuestro amigo D. Luis Argüello su cariñosa respuesta una vez más a nuestra llamada para compartir con nosotros esta inauguración de las jornadas y nuestra presentación pública en Burgos.

Al día siguiente contamos con el testimonio valiente y alegre de Jeny Castañeda. Procedente del departamento de Antioquía, en Colombia, su vida fue marcada hace 17 años por el asesinato de su madre, Damary Mejía líder social de la zona, por parte de grupos paramilitares de la Autodefensa colombiana. Jeny compartió con todos los asistentes su experiencia de largos años de odio hacia quienes la habían hecho tanto daño. En el año 2013, tras el abandono de las armas de los responsables de la muerte de su madre en el contexto del proceso de reconciliación establecido por la comisión intereclesial Justicia y Paz consiguió llegar a perdonarlos. La ayuda y la oración constante de un sacerdote amigo, el arrepentimiento de los asesinos y la fuerte influencia de su madre desde el seno del Padre, la llevaron a acudir a la cárcel donde estaba preso el responsable de la orden del crimen contra su madre, Ramón Isaza, y aceptar su perdón de corazón. Hoy Castañeda, Isaza y el hijo del mismo, Oliverio Isaza siguen unidos por una fuerte y sobrenatural amistad fundada en el perdón y lideran la fundación Damary Mejía, para la reconciliación y la paz en Colombia. El testimonio de Jeny ha tocado muchos corazones y así sucedió también en estas jornadas con los asistentes. Numerosas personas se quedaron conversando con ella agradeciéndole su ejemplo y su vida de lucha para transitar del odio al perdón. Cientos de miles de personas más tendrán ocasión de ser transformadas con ocasión de la película “El mayor regalo” que el director Juan Manuel Cotelo estrenará en Noviembre contando esta y otras historias reales de reconciliación.

El encuentro con los hermanos, con los enemigos incluso desde el perdón y la solidaridad con los empobrecidos son claves que pueden transformar nuestra sociedad y nuestro mundo si nos decidimos a entregar la vida desde una apuesta por la militancia cristiana.

Pamplona: Del odio al perdón. Una oportunidad para la paz en Colombia

El pasado lunes 24 septiembre la Casa Cultura y Encuentro acogió el testimonio de Jeny Castañeda, mujer colombiana.

Jeny puso un vídeo en el que contaba la historia que vive Colombia con el conflicto armado. La guerrilla de la zona donde vivían asesinó a su madre Damarys, una luchadora incansable por los más pobres de Colombia.

Tras 12 años de odio a los asesinos, Jenny, tras un proceso de diálogo y reflexión junto con otros logró perdonar a los asesinos de su madre, y hoy está al frente de las víctimas para facilitar procesos de perdón y reconciliación entre víctimas y victimarios.

La sala se quedó pequeña para escuchar a este testimonio vivo del perdón.

Castañeda en todo momento agradece a Dios todo lo que le está pasando. También reconoce que su madre le da fuerza cada día para seguir adelante con alegría. Jeny admite que la relación que hoy tiene con los asesinos de su madre es realmente estrecha y confidencial.

Venezuela: «Si eso es socialismo yo soy astronauta»

Esta noche D. Mariano José Parra Sandoval, arzobispo de Coro (Venezuela) ha presentado una panorámica general sobre la situación actual de Venezuela.

Ha dado en primer lugar detalles de la situación económica dramática que afecta especialmente a los más pobres en cuanto a alimentación, medicinas, transporte etc. Esta es la razón por la cual mucho emigran y muchos más quieren emigrar.

Señaló también que en el pueblo se ha desatado la solidaridad. Cada cual intenta ayudar a los otros.

Por otra parte la oposición política está muy desunida pero hay colectivos que cada día se comprometen más, especialmente los jóvenes y las mujeres.
Esta dramática situación -afirmó- viene de lejos. Los grandes partidos de la democracia vivían lejos del pueblo y eso siempre es terreno abonado para el populismo, como había señalado en un viaje a Venezuela (1962) el sacerdote español D. Tomás Malagón que es, precisamente, uno de los inspiradores del movimiento «Encuentro y Solidaridad» en cuya sede se celebró la tertulia: «Los grandes partidos vivían lejos de los pobres; cuando el pueblo escuchó a gente que hablaba de los pobres se sentía como dignificada«.

Dio a entender D. Mariano que, siendo tremendamente responsables los dirigentes actuales, también lo eran los dirigentes de aquellos años.
En el diálogo fueron muchos los temas tanto sociales como eclesiales, si bien el más importante quizá fuera que don Mariano insistió en que es necesario -citando a Benedicto XVI- pasar de un cristianismo de tradición a un cristianismo de convicción: «Muchos de esos políticos corruptos también creen, también son bautizados, somos todos los que debemos plantearnos un cristianismo de más convicción» dijo mientras acompañaba con gestos sus palabras.

Encuentros para la solidaridad 2018

En los meses de julio y agosto han tenido lugar los primeros «Encuentros para la solidaridad» en la Casa Emaús. Estos encuentros tienen como objetivo la promoción de militantes y la difusión de una cultura solidaria.

En este año hemos contado con la aportación solidaria de muchos amigos que han colaborado al objetivo de hacer del periodo de vacaciones una oportunidad para la vida solidaria. El verano es el tiempo de los festivales de música donde miles de jóvenes bailan al son que les marcan. Mientras, los adultos se lanzan a los placeres que proporciona el turismo, que es la primera industria de nuestro país.

En la Casa Emaús hemos vivido una experiencia de solidaridad que transita por otros derroteros. La industria del turismo deja un gran reguero de víctimas; nuestras costas se llenan de barquitas llenas de hermanos que huyen del latrocinio que sufren los países africanos; muchos españoles no pueden ni siquiera plantearse la posibilidad de tener ni una semana de vacaciones.

Los Encuentros para la Solidaridad quieren ser ese espacio donde todas estas realidades tengan voz. Y no para suplantarles, sino que ellos puedan transmitirla.

Los días de encuentro son días de convivencia, escucha y trabajo. Nadie cobra todos aportamos esfuerzo, creando así, un espacio autogestionario donde se vive un ambiente fraterno. Sin subvenciones ni ayudas de ningún tipo hemos comprobado que es el trabajo la única fuente de creación de riqueza.

Campamentos

Hemos SALido a los ríos, playas, montes, calles… a encontrarnos con la Vida. Los campamentos de este año han sido especiales por muchas razones.
Es nuestro primer campamento con el nombre SAL!, y lo hemos celebrado elaborando camisetas, logos, chapas, carteles.
Los jóvenes que este año cumplen 18 han ido como responsables de campamentos. Haciendo equipo con algún adulto que aporta su experiencia, con los que otros años han estado, y haciendo equipo entre ellos y con los chicos, para hacer de estos días una experiencia de solidaridad, de amistad y de libertad.

Exposición sobre paz y noviolencia

Durante todos los días de encuentro estuvo expuesta en la Casa Emaús. Con gran alegría deseamos compartir esta exposición, que reúne testimonios de lucha noviolenta por la Paz y la Justicia del Siglo XX hasta nuestros días. Nace impulsada con el espíritu de educar a nuestros jóvenes en la alegría del compromiso solidario con los pobres y débiles de nuestro mundo.

Es nuestro deseo con esta exposición mostrar también la Misericordia que nuestro mundo necesita y que nuestro corazón sienta las miserias y se conmueva.

Exposición «El Rif se levanta»

El Rif ha jugado un papel importante en la historia de las luchas contra el colonialismo y ha sido un referente histórico: Recordamos a Mohammed Ameziane o Abdelkrim El Jattabi, que fundó la República independiente del Rif (1921-1927). Es una región que siempre se ha considerado marginada por Rabat.

Lo que de verdad explica el estallido actual es una política que ha supuesto el incremento de las desigualdades sociales, la falta de oportunidades que llevan a los más jóvenes a tener que emigrar a ciudades más industrializadas como Tetuán o Tánger cuando no a Europa. Nadie quiere ver a sus hijos e hijas morir en el mar.

Ejercicios espirituales

Los Ejercicios Espirituales del 25 al 29 de julio de 2018 en la Casa Emaús con Monseñor Alfonso Milián tuvieron como eje central LA TRINIDAD.

El AMOR permanente de las tres divinas personas entre sí, así como el que se desprende a imagen suya de la Humanidad entre nosotros.

 

Escuela de padres

Nos acompañan Clemente y Maricarmen, poniendo de manifiesto que si estos son tiempos complicados para la educación de los hijos, también es verdad que es la tarea más hermosa. Nuestros hijos deben tener la experiencia de ser amados incondicionalmente. Corregir, prevenir y responder son parte de un proceso en el que tenemos que implicarnos a fondo.

 

Curso: “La solidaridad hoy»

En un mundo en el que se disparan las diferencias entre enriquecidos y empobrecidos es imprescindible plantearnos la solidaridad como respuesta. ¿Existen hoy respuestas solidarias?, ¿cómo hacer avanzar la solidaridad?, ¿podemos poner nuestra profesión al servicio de la solidaridad?.

 

Curso: La cultura del encuentro

Vamos a dialogar con las realidades de lucha asociada en las periferias. ¿De qué nos vale quejarnos de lo mal que está el mundo si no nos ponemos manos a la obra?. La profesión es una herramienta imprescindible para la construcción de una sociedad más justa.

 

Asamblea de Militantes de Encuentro y Solidaridad

La Asamblea de militantes de Encuentro y Solidaridad estuvo marcada por la alegría y la responsabilidad que supone el lanzamiento de una experiencia apostólica en la Iglesia y la sociedad. En la Asamblea nos reunimos hermanos que queremos vivir la fe como aquella huella que deja en nuestras vidas el encuentro con Jesús, y fruto de aquel encuentro, salimos al encuentro del hombre de hoy para anunciarle esa Buena Nueva.

Tras finalizar los trabajos de la Asamblea tuvimos un día de encuentro y convivencia.

El primero en intervenir fue D. Luis Argüello, Obispo Auxiliar de Valladolid que tuvo una intervención sobre “Espiritualidad de Encarnación”, que es la espiritualidad que quiere vivir Encuentro y Solidaridad.

El segundo momento del encuentro fue protagonizado por Enrique Prieto, veterano militante que nos habló de nuestras raíces; por Gema y Miguel, matrimonio militante que nos regalaron su experiencia en la vida familiar y militante y Tomás Medina que nos transmitió su experiencia de joven miembro de una familia militante educado en la Casa Escuela de Emaús y promotor de la realidad juvenil SAL.

 

Emaús es el camino de ida y vuelta… del entusiasmo al compartir.

Volvemos al Camino.

Te esperamos en un Encuentro

Puedes descargarte aquí el cuadernillo completo: EncuentrosParaLaSolidaridad

El candidato al Premio Nobel de la Paz Mussie Zerai participa en los encuentros solidarios de Casa Emaús

El sacerdote católico Mussie Zerai, el ‘cura de los refugiados’, ha visitado España para impartir dos conferencias en los encuentros solidarios organizados por la asociación de fieles Encuentros y Solidaridad. Es candidato al Premio Nobel de la Paz por su reconocida labor social y espiritual que ejerce con los inmigrantes africanos que llegan a las costas europeas.

Religión Confidencial, 7 de agosto de 2018

Zerai (Eritrea, 1975) ha sido uno de los invitados al curso “La cultura del encuentro”, que pone punto final a las jornadas solidarias, celebradas en la Casa Emaús de Torremocha del Jarama (Madrid). El presbítero ha participado este lunes en una mesa redonda junto al profesor universitario Pedro José Gómez Serrano; y relató su experiencia personal en el trato con inmigrantes durante la sesión nocturna, el broche de oro del programa.

Inmigrante antes de sacerdote

El propio Zerai fue inmigrante en su juventud: nació en pleno proceso de independencia del país, con la población eritrea en guerra contra el régimen marxista de Etiopía. Con cinco años, perdió a su madre, que falleció durante un parto. Poco después, su padre, ingeniero de profesión, fue arrestado por la policía secreta. Al cabo de los meses, pudo escapar y huyó a Italia.

Con catorce años, Zerai, que se había criado con su abuela y otros siete primos, se sintió inclinado a la vida religiosa, que había conocido por los frailes de Asmana, la capital eritrea. Tras obtener permiso de su abuela, del obispo y de su padre, inició los trámites para salir del país, lo que le llevó dos años. A los dieciséis años de edad, marchó a Roma.

Su padre le esperaba allí, pero su vida personal había cambiado sobremanera y tras unos meses Zerai prefirió acogerse a la tutela de un sacerdote británico que prestaba ayuda a inmigrantes menores de edad, como él. Gracias a la influencia del presbítero, el joven Zerai obtuvo el permiso de residencia en Italia.

Los scalibrinianos

Empezó a trabajar en puestos de fruta de la plaza de Víctor Manuel y a colaborar con sacerdotes como el que le había atendido a su llegada. Aprendió a moverse en ambientes burocráticos y se ofreció a regularizar la situación de inmigrantes africanos recién llegados a Italia.

En 1999, ingresó en la orden de los scalabrinianos, la Congregación de Misioneros de San Carlos Borromeo, fundada en 1887 por el beato Juan Bautista Scalabrini para prestar asistencia material y espiritual a los inmigrantes. Zerai marchó a Piacenza para realizar sus estudios teológicos y regresó a Roma en 2003.

Recriminaciones

Comenzó a organizar manifestaciones contra la política migratoria italiana y los numerosos casos de maltrato a inmigrantes. Viajó a Eritrea para enterrar a su abuela y allí se hizo con decenas de números de teléfono de compatriotas que querían marchar a Europa para prestarles ayuda.

A la vez, sus vecinos fueron difundiendo su contacto entre sudaneses, libios y egipcios que también deseaban emigrar, hasta el punto de que, a día de hoy, Zerai es uno de los personajes más conocidos del cuerno de África y de la costa mediterránea. En esa época fue recriminado por su obispo por su excesiva actividad: “no eres el sabio del mundo, ése es Dios”, le dijo.

Desde el inicio de la guerra civil en Libia en 2011, Zerai ha venido alertando de las mafias dedicadas al tráfico de inmigrantes en el Mediterráneo y ha defendido su tesis doctoral, que relaciona los derechos humanos con la doctrina social de la Iglesia.

En la actualidad, Zerai es párroco en una iglesia de Friburgo (Suiza) que atiende a la población eritrea en el país alpino. Todavía recibe llamadas de teléfono de africanos embarcados en lanchas con rumbo a Lampedusa: en medio de la travesía, cuando las mafias les abandonan en alta mar, el sacerdote recibe peticiones de auxilio en su móvil.

Es entonces cuando Zerai alerta a las autoridades migratorias italianas, a quienes conoce bien, para que acudan a socorrer a los inmigrantes. El ‘cura de los refugiados’ se pone en marcha para ayudar a los recién llegados a regularizar su situación legal, encontrar cobijo y un trabajoque les permita sustentarse.

El programa

El resto de actividades que han formado parte del programa de Encuentros y Solidaridad han sido campamentos para jóvenes, cursos para padres y ejercicios espirituales predicados por el Obispo emérito de Barbastro-Monzón, Monseñor Alfonso Milián.

Finalmente, se han celebrado los cursos sobre solidaridad, en los que han participado, entre otros, José Fernández-Albertos, investigador del Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC; Pilar de Lara, juez titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Lugo; y José Esquinas, ingeniero agrónomo y ex secretario de la comisión de la FAO sobre recursos genéticos.

Puñeta a la juez de Lugo Pilar de Lara, por participar en un curso sobre solidaridad con los inmigrantes

Confidencial judicial, 7 de agosto de 2018

La juez titular del juzgado de instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara, imparte este martes una conferencia dentro del curso Encuentros Solidarios organizados por esta asociación de fieles en Torremocha del Jarama (Madrid). Bajo el título «Las profesiones al servicio de la cultura del encuentro. Una Justicia al servicio de los débiles», la magistrada ha explicado la relación del Derecho y en concreto de la Judicatura con los derechos humanos, relación más estrecha estos días, si cabe, por la creciente llegada de inmigrantes africanos a las costas del Mediterráneo europeo en busca de un futuro más prometedor que el que les ofrece su tierra natal. Puñeta a la juez Pilar de Lara, por poner la Magistratura al servicio de la persona, vocación de toda profesión liberal.

Encuentro y Solidaridad, un nuevo movimiento para aterrizar la cultura del encuentro

  • Esta asociación nace como respuesta a la llamada del Papa a una Iglesia en salida
  • El objetivo es formar a laicos para que den testimonio de solidaridad en su vida cotidiana

Vida Nueva, 7 de agosto de 2018

Encuentro y Solidaridad es una sociedad de laicos y sacerdotes que prácticamente acaba de nacer, ya que su primera asamblea nacional tendrá lugar esta misma semana. Vida Nueva ha hablado con Rodrigo Lastra, de la asociación, quien ha explicado de dónde surge la idea y los objetivos de la misma. “Nace como respuesta a la llamada del papa Francisco de ir a las periferias a crear la cultura del encuentro, de una Iglesia en salida“. Sin embargo, no aparecen sin más, Rodrigo explica que muchos de sus miembros vienen de otros sectores como el apostolado obrero o el Movimiento Cultural Cristiano.

Desde esas raíces compartidas, varios quisieron tomar otro camino en respuesta al Papa, y finalmente la Conferencia Episcopal aprobó sus estatutos el pasado 16 de abril. “El objetivo fundamental es la formación de un laicado adulto que se implique en la construcción de un mundo que ahora es de descarte, de desencuentro, pero que también está lleno de solidaridad”. Así, Encuentro y Solidaridad busca formar laicos “que se comprometan en lo específicamente laical, que es su profesión” y ya cuenta con una enorme variedad, con trabajadores de campos como los sindicatos, la política o la cultura.

Estos días han organizado una serie de encuentros en casa Emaús, en Toremocha del Jarama, en los que se ha tratado la solidaridad hoy en día, vista desde estas distintas profesiones. Así, entre los ponentes hay médicos, jueces, economistas… Pero también están presentes las periferias, en este cao de mano del sacerdote eritreo Mussei Zerai, candidato al Nobel de la Paz, quien se deja la piel por salvar a los inmigrantes que buscan cruzar el estrecho, desde su exilio en Roma, ya que su propio país le ha prohibido la entrada por lo incómodo que le resulta que alguien denuncie los problemas reales de las personas.

Oración y acción

Estos encuentros cuentan con ejercicios espirituales en la primera jornada, algo que Rodrigo explica consideran muy importante, ya que “oración y acción van siempre de la mano en la vida del cristiano“. Dichos ejercicios demuestran que, aparte de la sociedad civil, cuentan con el apoyo de la Iglesia, ya que los ha dirigido el obispo emérito de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Esta idea de oración y acción se plasma en las propias jornadas, que son unos días de reflexión sobre cómo implementar la solidaridad hoy en España, en nuestras casas y trabajos, en los que participan más de 100 personas reflejo de la sociedad, de estudiantes a profesionales, familias, migrantes e incluso pensionistas. Tras estos días, en la que será la primera asamblea nacional, se tomarán decisiones concretas de acción para aplicarlas en todo el territorio español buscando favorecer esa cultura del encuentro, asamblea que clausurarán de nuevo dos obispos, el de Guadalajara-Sigüenza, Atilano Rodríguez y el auxiliar de Valladolid, Luis Argüello.

Una sociedad pues que a pesar de su juventud ya lleva un buen trecho recorrido, y cuyas ideas, ajustadas al magisterio del papa Francisco, son sin duda fundamentales en la sociedad española -y global- para, uniendo oración y acción, dar voz a los necesitados y fomentar una cultura del encuentro empezando por la vida cotidiana pero siempre mirando hacia las periferias del mundo.

Canarias. Tigernut, un documental perseguido

El jueves, en la Casa Encuentro y Solidaridad se proyectó el documental ‘Tigernut la patria de las mujeres íntegras’. Es una investigación que destapa una supuesta trama internacional de corrupción y abusos de compañías europeas que expolian recursos en África sobre la chufa, el nuevo “Super Food” o Súper Alimento de moda en las dietas saludables ecológicas y veganas de medio mundo. Una guerra comercial a escala mundial se ha desatado por el control y distribución del nuevo Súper Alimento saludable de moda, los “tigernuts” (chufas).Un vendedor ambulante de horchata descubre una presunta y generalizada estafa internacional en la explotación y comercialización de la chufa.

A petición de los agricultores de la región, emprende un trepidante viaje a África para investigar el origen de la chufa de un oscuro entramado de empresas valencianas que está ganando millones de dólares.Escandalizado ante lo que va averiguando, un viaje que iba a durar una semana se convierte en una aventura en la que recorre de 3.000 km atravesando zonas de gran riesgo en busca de respuestas que destapan las incógnitas que deben ser resueltas. Testimonios asombrosos… Por el camino, miles de familias víctimas de esa trama luchan por encontrar una solución justa a través de iniciativas como la cooperativa Mousso Faso tras 20 años de expolio sistemático de su tierra.
En el coloquio Llanos Rodríguez ha ido explicando algunos detalles como la complicidad del Gobierno español en todo ello, así como el descaro de la conocida multinacional. Ha terminado insistiendo en que es todo un sistema el que explota a África, un continente rico pero empobrecido; señaló también que las desigualdades son el origen de las migraciones.

Encuentro y Solidaridad se independiza del Movimiento Cultural Cristiano y organiza las primeras actividades de verano

Encuentro y Solidaridad ha comenzado a andar después de un largo proceso de reflexión y debate interno dentro del Movimiento Cultural Cristiano. “De manera consciente y responsable las personas que durante años habíamos dado vida al MCC, nacido de la espiritualidad de Guillermo Rovirosa y fundado por Julián Gómez del Castillo, aceptamos que se hacía necesario seguir nuestro camino en dos organizaciones distintas”, afirma Julián García, portavoz del Movimiento.

Religión confidencial, 7 de julio de 2018

Uno de los motivos de esta separación es las “diferencias en el modo de entender y vivir el compromiso de los laicos en el mundo y de colaborar en la construcción de un mundo más solidario explican la decisión que, no sin dolor, se adoptó el 12 de noviembre por acuerdo de todos los militantes”, explican en un comunicado enviado a Religión Confidencial.

Los Estatutos de este Movimiento Apostólico fueron aprobados el pasado 16 de abril, durante la 111ª Asamblea Plenaria del Episcopado Español. Esta realidad eclesial se propone colaborar activamente en la misión evangelizadora desde una espiritualidad de encarnación y lucha contra las causas de la injusticia.

Como Movimiento Apostólico, Encuentro y Solidaridad quiere servir al diálogo. “Las personas que damos vida a esta nueva realidad eclesial trabajamos en ámbitos culturales, sociales, económicos y políticos plurales desde los que queremos promover el diálogo y en los que queremos hacer presente el mensaje cristiano”.

Desde el aborto hasta la esclavitud

Las personas que dan vida a Encuentro y Solidaridad son conscientes del cambio de época “de los rostros de la injusticia que van desde el hambre hasta el aborto, el paro, las nuevas formas de esclavitud o las migraciones forzadas. Nuestra vocación laical la queremos vivir desde la caridad política”, señalan.

Las mujeres y los hombres, las familias y amigos que dan vida a Encuentro y Solidaridad abren las puertas de este movimiento. Por ello, invitan a la Casa Emaús en Torremocha del Jarama en el primer Encuentro para la Solidaridad que organizan este verano.

Algunas de estas actividades son: Ejercicios espirituales impartidos por Alfonso Milian, obispo emérito de Barbastro, Campamentos para niños y jóvenes, Cursos sobre “Cultura del Encuentro” y “Solidaridad Hoy” en los que participarán, entre otros, el economista Josep Burgaya y el sacerdote eritreo y candidato al Nobel de la Paz Mussie Zerai.