La fuerza de voluntad no existe

Es un mito. Una excusa. Una justificación. Pero no existe. ¿Cuántas veces hemos escuchado “yo no puedo hacer eso porque tengo muy poca fuerza de voluntad” o “esa persona ha conseguido eso gracias a su fuerza de voluntad”? Pues bien, no se tiene mucha o poca “fuerza de voluntad”, simplemente porque no existe tal fuerza.

Existe, eso sí, la voluntad, que, según la Real Academia de la Lengua es la facultad de decidir y ordenar la propia conducta. Y esa, en condiciones normales, la tenemos todos. Lo que sucede es que la aplicamos para algunas cosas sí y para otras no.

Me explico.

Una mujer fumadora ha intentado dejar de fumar en numerosas ocasiones y no lo ha conseguido. Se entera que está embarazada y deja de fumar de la noche a la mañana.  No es que antes tuviera poca “fuerza de voluntad” y después toda esa fuerza le entrara de repente con el embarazo, no. Antes no tenía la voluntad de dejar de fumar: no lo veía importante, o intentaba dejarlo porque se lo decían los demás, pensaba que podía controlarlo y volvía a caer… En el momento que se entera del embarazo y es consciente del daño que fumar puede provocar a su hijo, y aquello cobra un verdadero sentido para ella, toma la decisión y la ejecuta. No hay ninguna cuestión de “fuerza”, sí de voluntad, de deseo. Y es que cuando hay voluntad (cuando uno realmente quiere), eso tiene mucha fuerza.

Otro ejemplo, el joven al que le cuesta mucho levantarse por las mañanas y retrasa el momento de poner los pies en el suelo y comenzar el día. Ha intentado múltiples trucos: poner el despertador lejos para tener que levantarse, pedir que le despierten otras personas… pero no funcionan. Hasta que llega el día que tiene que ir a su primer día de trabajo. Ése día se levanta sin problema en cuanto suena el despertador. No es que haya desarrollado una gran “fuerza de voluntad”. Lo que sucede es que el deseo de no llegar tarde a su primer día de trabajo es un deseo intenso y lleno de sentido para el joven.

Tener poca fuerza de voluntad es, la mayoría de las veces, una excusa para encubrir nuestra poca voluntad, el poco deseo que tenemos de conseguir aquello que, supuestamente, nos hemos propuesto. A veces esto sucede porque aquello que nos hemos propuesto conseguir, no es algo de lo que estemos convencidos, sino que de lo que nos han convencido. Y aún no hemos hecho nuestras, las razones para poner en marcha ese cambio. Cuando esto sucede y fracasamos en el intento, decimos que tenemos poca “fuerza de voluntad” y de esa manera, parece que tenemos menos responsabilidad en el fracaso, porque puedo culpar a mi poca “fuerza de voluntad” del mismo.

Tiremos a la basura la excusa de la fuerza de voluntad. Rebusquemos en nuestra voluntad a la hora de iniciar un cambio, una conquista, un camino que tenga dificultades. Preguntémonos por los motivos para iniciar ese cambio. Preguntémonos por el sentido y la orientación de ese camino, para qué quiero conseguir aquello, qué cosas serán diferentes cuando haya avanzado por el mismo. No olvidemos el objetivo. Aceptemos que habrá tropiezos en el camino. Pero que la piedra en la que tropecemos no sea una invención contra la que no se puede luchar.

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano de Valladolid

¿Epidemia de coronavirus o epidemia de miedo?

El obispo Pascal Roland, de la diócesis francesa de Belley-Ars, ha decidido no ceder al pánico. Ha publicado la siguiente declaración en el sitio web de la diócesis:

Más que la epidemia de coronavirus, deberíamos temer la epidemia del miedo! Por mi parte, me niego a ceder al pánico colectivo y a someterme al principio de precaución que parece operar en las instituciones civiles.

No tengo intención, por lo tanto, de dar instrucciones especiales a mi diócesis: ¿Dejarán los cristianos de reunirse para rezar? ¿Dejarán de frecuentar y ayudar a sus semejantes? Aparte de las medidas de precaución elementales que todos toman espontáneamente para no contaminar a los demás cuando están enfermos, no conviene añadir más.

Más bien hay que recordar que en situaciones mucho más graves, las de las grandes plagas, en una época en que los recursos sanitarios no eran los de hoy, las poblaciones cristianas se distinguían por la oración colectiva, así como por la ayuda a los enfermos, la asistencia a los moribundos y el entierro de los muertos. En resumen, los seguidores de Cristo no se han alejado de Dios ni han rechazado a sus semejantes. Todo lo contrario.

¿No revela el pánico colectivo del que somos testigos hoy en día nuestra relación distorsionada con la realidad de la muerte? ¿No manifiesta los efectos angustiosos de la pérdida de Dios? Queremos ocultar el hecho de que somos mortales y, habiéndonos cerrado a la dimensión espiritual de nuestro ser, perdemos el equilibrio. Porque tenemos a nuestra disposición técnicas cada vez más elaboradas y eficaces, pretendemos dominarlo todo y ocultamos el hecho de que no somos los amos de la vida!

A propósito, ¡notemos que la aparición de esta epidemia en el momento de los debates sobre las leyes de la bioética nos recuerda oportunamente nuestra fragilidad humana! Y esta crisis mundial tiene al menos la ventaja de recordarnos que todos somos vulnerables e interdependientes, (…)

Parece que todos hemos perdido la cabeza! En cualquier caso, estamos viviendo una mentira. ¿Por qué de repente centrar nuestra atención sólo en el coronavirus? ¿Por qué ocultar el hecho de que cada año en Francia, la gripe estacional ordinaria enferma a entre 2 y 6 millones de personas y causa alrededor de 8.000 muertes? También parece que hemos eliminado de nuestra memoria colectiva el hecho de que el alcohol es responsable de 41.000 muertes al año, ¡mientras que se estima que 73.000 se atribuyen al tabaco!

Lejos de mí, pues, prescribir el cierre de iglesias, la supresión de misas, (…), la imposición de tal o cual modo de comunión reputado más higiénico (dicho esto, ¡cada uno podrá hacer siempre lo que quiera!), porque una iglesia no es un lugar de riesgo, sino un lugar de salvación. Es un espacio donde acogemos a Aquel que es la Vida, Jesucristo, y donde a través de él, con él y en él, aprendemos juntos a ser seres vivos. Una iglesia debe seguir siendo lo que es: ¡un lugar de esperanza!

¿Debemos estar enclaustrados en casa? ¿Es realmente necesario saquear el supermercado local y acumular reservas para prepararse para un asedio? ¡No! Porque un cristiano no teme a la muerte. No ignora que es mortal, pero sabe en quién ha puesto su confianza. Cree en Jesús que le dice: «Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; el que se apresura a creer en mí no morirá jamás» (Juan 11:25-26). Sabe que está habitado y animado por «el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos» (Romanos 8:11).

Además, un cristiano no se pertenece a sí mismo; su vida se da, porque sigue a Jesús, que enseña:

: «El que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará» (Marcos 8:35). (Un fiel) no se expone indebidamente, pero tampoco busca preservarse. Siguiendo las huellas de su Maestro y Señor crucificado, aprende a entregarse generosamente al servicio de sus hermanos más frágiles, en la perspectiva de la vida eterna.

¡Así que no cedamos a la epidemia del miedo! ¡No seamos los muertos vivientes! (…)

 

 

Falsas razones para perdonar

¿Para qué perdonar? ¿Qué sentido tiene? ¿Qué pretendo conseguir cuando perdono? Falsas razones para perdonar hacen que el perdón que se otorga en algunas situaciones no sea auténtico.

Una de ellas sucede cuando el perdón viene motivado porque el ofendido confía en la posibilidad de que el ofensor cambie gracias al perdón que ha recibido.  Es algo así como que el rencor por la ofensa recibida permaneciese archivado, como una especie de expediente pendiente de resolución, y en función de cómo transcurra la conducta y el comportamiento del acusado, se termina de resolver de modo favorable al ofensor si no vuelve a cometer la ofensa, o se le agrava la pena pendiente en caso de que vuelva a herir. Este tipo de perdón confía demasiado en sí mismo y suele convertirse en frustración cuando no logra el objetivo de que el otro se convierta y cambie. Esa frustración se traduce en un aumento exponencial del resentimiento. El perdón verdadero es incondicional.

Otra de las razones falsas consiste en que si yo perdono voy a ser mejor persona. En esta motivación se utiliza el hecho de perdonar para ser mejor, para el crecimiento personal, en una especie de ascensión a los cielos hecha a base de peldañitos de perdón. En esa dinámica, cada ofensa se convierte en una ocasión para el avance espiritual propio, sin importar demasiado ni el ofensor, ni su futuro. Y el perdón se convierte en una ganancia en el camino de una persona centrada en sí misma, que mira al ofensor desde el altar de su propia bondad. El perdón verdadero es humilde, gratuito, desinteresado…

También es una falsa razón aquella en que el ofendido utiliza el perdón como forma de dominación del ofensor. Se sustituye la deuda moral contraída con la ofensa por la deuda moral contraída por el perdón. “Te perdono para dominarte”. Esta dinámica supone que el ofendido utiliza tanto el daño recibido como el perdón otorgado en la relación con el otro, porque el perdón le convierte en poderoso. Desde su magnanimidad emplea el perdón para acrecentar la deuda que tenía el ofensor en vez de cancelarla. En estos casos, lo más habitual es que la relación futura empeore, ya que aumenta el desequilibrio entre las partes. El perdón verdadero impide que la última palabra la tenga el poder.

La última de las falsas razones consiste en perdonar para terminar rápidamente con todo lo que tiene que ver con la ofensa y pasar página. En este tipo de escenario, el ofendido intenta volver a la relación anterior ahorrándose, o ahorrando al ofensor, el dolor que supone mirar la ofensa, y tratando de minimizar el daño para facilitar la vuelta a la situación original. Evita de esa manera, el remordimiento del ofensor, que es tan necesario para promover un cambio y una reparación. El perdón verdadero ni ignora ni minimiza el mal.

Vistas éstas como falsas razones para perdonar. ¿Cuáles pueden ser las verdaderas razones para hacerlo? Sólo una: el perdón es el amor buscando sitio para crecer. Al no perdonar, nuestra capacidad de amar se estanca. Y como dice el Papa Francisco, el amor que no crece comienza a correr riesgos. La única razón para perdonar es querer amar.

 

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano

Cuatro formas desastrosas de intentar ejercer la autoridad con los hijos.

A los padres en general nos preocupan nuestros hijos. Los queremos. Queremos que sean responsables. Sabemos que tenemos el deber de educarlos para ello. Muchas veces tropezamos en el cómo. Porque en ocasiones, utilizamos algunos métodos que consiguen justo el efecto contrario al pretendido. Vamos a detenernos en cuatro de ellos:

1.- Criticar sistemáticamente: poner el foco en lo negativo del hijo de forma permanente. Subrayar sus fallos. Pasarse la vida señalando errores y cosas a corregir. Dar por descontados los logros y progresos, sin valorarlos ni apreciarlos. Hay quien piensa que hay que ayudar al hijo a darse cuenta de sus errores. Y para eso los señala sistemáticamente.

Lógicamente, el hijo que es criticado sistemáticamente termina por no sentirse aceptado, valorado ni querido. Y reacciona mal. Y el padre que ve que reacciona mal, trata de corregir esa mala reacción, con lo cual agrava el problema.

Forma parte de la tarea de los padres corregir los errores de nuestros hijos. Pero no puede ser lo que ocupe más tiempo de nuestra tarea, porque el hijo se acaba alejando afectivamente.

 

2.- Ridiculizar: consiste en exponer de forma burlona o despectiva los fallos del hijo, independientemente de si se hace con razón o no, o si se hace en público o en privado. Algunos padres intentan, de este modo, “hacer reaccionar” al hijo. Algo así como ponerle las banderillas al toro para estimularlo y que actúe de una forma diferente.

Pero cuando se ridiculiza un hijo se transmite un mensaje de desprecio. Algo así como “no vales la pena”. Y lo habitual es que ese mensaje provoque una reacción negativa en forma de rebeldía o depresión. Rara vez produce una reacción positiva.

Corregir a nuestros hijos debe hacerse sin transmitir un mensaje tan destructivo. Desde la confianza en sus capacidades y sin humillarlo.

3.- Culpabilizar: “si te portas así, papa y mamá van a acabar separándose”, “por tu culpa me va a entrar un cáncer”, son maneras de intentar que el hijo se sienta culpable por posibles consecuencias de sus actos e intentar que cambie de conducta. Existe la errónea creencia de que, si el hijo se siente mal por algo, dejará de hacerlo y por eso algunos padres intentan agudizar el sentimiento de culpa en el hijo.

De esa manera se pone una losa enorme sobre las espaldas del hijo, que le impide crecer con libertad.

Porque una cosa es sentirse mal por algo que he hecho y otra aprender a hacer las cosas de otra manera. Experimentar un sentimiento dura un instante, aprender a comportarme de otra forma es un proceso.

4.- Descalificar globalmente: consiste en calificar la cond ucta de nuestro hijo con un adjetivo que describe por completo a su persona. Por ejemplo, cuando llamo cerdo a mi hijo por tener la habitación desordenada. A veces usamos estas expresiones de una manera inconsciente en medio de una bronca o regañina, sin darnos cuenta que un cerdo lo es desde que nace hasta que muere. Y lo es en cualquier lugar y situación, no cambia.

El problema de esto es que, aunque tenga una parte de verdad, la descalificación global es injusta y ante un mensaje así de injusto el hijo tiene dos opciones: si acepta el mensaje, se desanima. Si lo rechaza se ve obligado a pelear contra quien se lo lanza, con lo que, además de no corregir nada, hemos generado otro problema.

Si lo que queremos precisamente es que nuestro hijo cambie, es preferible señalar la conducta a corregir y aplicar una consecuencia, pero no convertir esa conducta en el elemento que describe toda la persona del hijo.

 

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano.

Sexo, hombres y grupos de guasap

Nunca pasa nada. “En Lugo ¿Nunca pasa nada?” Con esta pregunta arrancaban las amigas de Impunidade Carioca una reflexión sobre la lucha que llevan adelante contra la prostitución y todos los alrededores de corrupción que se mueven en torno a esta forma de esclavitud.

Y es verdad. A simple vista, no pasa nada. No pasa nada que llame la atención porque la prostitución se va normalizando y “lo normal” no destaca. Y esa es una primera lucha que hay que hacer: desvelar que sí pasan cosas, pero que no se ven. Cosas que transcurren ocultas aunque se estén normalizando: violencia, vejaciones, explotación, esclavitud, trata de personas… delitos, al fin y al cabo, que se normalizan.

De la misma manera que muchas de las políticas que hoy se proponen como de eliminación de la prostitución y que solo son de ocultación como, por ejemplo, sacar a las mujeres de las calles y que estén en pisos y que de esta manera aumente la violencia, la esclavitud… y que parezca que disminuye cuando aumenta realmente; de la misma manera el negocio de la explotación de la mujer transcurre por canales ocultos y privados como son los grupos de guasap.

Hoy en día todos estamos en muchos grupos de guasap. En unos porque queremos, en otros porque nos meten, en otros porque no queda más remedio… Todos y todas. Pero si eres hombre es posible que estés en alguno exclusivo de varones. Compañeros del trabajo, del equipo de fútbol de los sábados, de antiguos compañeros del colegio…

Os cuento la realidad de uno: 40 antiguos alumnos de colegio religioso. Varones. 45 años. Formado por profesionales de distintos sectores abogados, periodistas, asesores políticos, ingenieros, empresarios, técnicos, educadores… Casados la mayoría, con hijos, bastantes con hijas de 20 años. El grupo se crea para una comida de aniversario de 25 años después de salir del colegio. Y también como manera de ponernos en contacto profesional. Interesante. ¡Quién no va a querer estar!

El grupo funciona. La comida se celebra. Los contactos suceden, todo es bueno y razonable. Hasta que un buen día viernes llega el primer mensaje… “Feliz viernes. Raisa…” con foto de chica, desnudada, en pose, muy muy joven. En un grupo ocasional se destapa la vorágine como una botella de champan. Ya no hay stop.  “Pibón”, “¿De dónde la has sacado?”… llega un enlace a una web. El 90% participa. Al día siguiente otra foto. El domingo un vídeo. Dos, tres… otra foto. Se ve que hay tiempo para perderlo. El lunes ya es un no parar de fotos, chistes, comentarios a las fotos y los vídeos…

El grupo de hombres tranquilos, familiares, padres ideales… se ha disparatado. Los mensajes se hacen exponenciales. Las notificaciones se disparan, te ves obligado a vaciar la memoria del móvil cada rato. Las imágenes y vídeos se descargan automáticamente en los teléfonos de manera que cada uno va llevando un catalogo pornográfico en el bolsillo. Cada vez es más fácil reenviar y difundir desde este grupo a otros. Lo que llega por “Antiguos alumnos” se manda a “Los de futbito” y de ahí a “cuñados”…. Algunos hasta te vuelven a llegar de vuelta de tanto que se reenvían.

No tarda en llegar otro aniversario. Propuesta de quedada a cenar… y a un club. Ojo: padres de familia, esposos, profesionales de buena reputación. El organizador: “Yo busco el restaurante y fulano que se encargue de las chicas”. Lo normal. Tras tanto porno teórico se necesita pasar a la acción. Estos tienen dinero y pagarán. Pero los que no tengan dinero lo tomarán por la fuerza. Y en grupo se es más fuerte, más manada.

Llegado este momento. Hemos hecho top. Me bajo de esa basura. Yo quiero el grupo. En él algunos de nosotros tenemos negocios en común, somos clientes o proveedores de servicios, somos amigos desde hace 40 años. Pero no para eso. Lo advierto. Y llegan promesas de moderación. Aguanto. En 15 días es peor. Ya no son desnudos y porno, con la violencia que ya entrañan, en sí mismo es sexo violento extremo. Adiós.

Había que irse. Un clic lo hacía posible. Pero irse sin explicarlo solo seria cerrar los ojos, taparse la nariz y dejar que todo siguiera transcurriendo como si no pasase nada. Redacte mi explicación y la mandé.

“Adiós amigos. No puedo entender como este grupo ha derivado a esta basura contra la mujer. Mandáis fotos de muchachas que tienen la edad de nuestras hijas sin pudor ninguno. Son hijas de otros hombres y mujeres, la mayoría victimas de trata traídas de Rumanía, Nigeria, Rusia, Colombia… para ser abusadas, violadas por dinero, esclavizadas… La violencia que practicáis difundiendo eso colabora a que haya más demanda de ese tráfico de personas.
Fotos de chicas que pueden ver vuestros hijos pequeños de 10, 11, 12 años cada vez que les prestáis el móvil para mandar un guasap a la abuela. Que verán como normal disponer y compartir esos vídeos. Que desearan imitaros. Que compartirán en sus institutos esas vejaciones. Que acabarán practicándolo como lo normal.
Os rasgáis las vestiduras por el caso de la manada porque tenéis miedo por vuestras hijas, los que las tenéis. Y los que tenéis hijos decís que estáis tranquilos porque ellos no corren peligro al volver de noche. Pero os equivocáis. En el fondo tenéis miedo porque un día, una noche, una de vuestras hijas puede ser víctima de los cuatro hijos de cuatro amigos de este grupo; porque vuestros hijos demandan lo que os han visto hacer en la soledad de vuestros teléfonos.
Tenéis miedo porque todos sabéis que la presión económica puede llevar a vuestras hijas a ser prostituidas por un grupo de amiguetes de vuestros hijos, que llevan aprendiendo de sexo en vuestros teléfonos desde hace años y ahora quieren practicar el abuso que han aprendido. Quieren ser como vosotros. Sois sus héroes. Como dicen ellos “sois el puto amo”. O incluso podréis encontraros a la hija de un conocido en una de vuestras cenas.
Parad amigos. Parad. Sois profesionales, sabéis que la demanda provoca oferta. Y vuestro consumo de pornografía y prostitución está generando que miles de mujeres sean objeto de trata para enriquecer a unos cuantos esclavizándolas y para vuestra propia degradación como personas. Ya no mirareis a vuestras hijas con los mismos ojos, ni a vuestras esposas o parejas. Dejad de engañarlas.
No deseo seguir en este grupo para esto. Me tenéis a vuestra disposición por privado. Un abrazo”.

Alguno me tachó de exagerado. Muchos callaron. Otros tantos me agradecieron, por privado, mis palabras, con las que estaban de acuerdo pero… seguirían en el grupo. Solo uno salió del grupo, sumándose a mis razones. Y otros dos, siempre hay alguno que no se entera, pensaron que quería seguir recibiendo los mensajes por privado y me los mandaban… Los tuve que bloquear.

Hay que hacer que pase algo. No nos debe ser indiferente pasear por nuestras calles y ver los anuncios en los parabrisas de los coches con las fotos de chicas esclavizadas en clubs. No podemos dejar que pase indiferente la regulación por parte de los políticos de esta forma de esclavitud, que sea parte de la corrupción política, que empresarios, políticos, policías, abogados,… sean conniventes porque hay negocio para todos.

Por eso te reclamo tres cosas sencillas.

  • Si llega el caso, no reenvíes mensajes de ese tipo que humillan a las mujeres y te degradan como hombre.
  • Dos: redacta tu motivación y compártela con otros hombres.
  • Y tres: busca a quien ya lucha asociadamente y préstale colaboración dándole tu apoyo. Ese servicio puedes hacerlo. Haz que pase. La trata de personas empieza en tu teléfono y un pequeño paso comienza a pararla. (1)

Que no veamos el problema no elimina el problema… Que no veamos el drama de la prostitución no acaba con la prostitución, lo oculta para empeorarlo. En pisos y en tu teléfono. Y no es un problema de mujeres. Es un problema de los hombres: mientras no cortemos la demanda, mientras no hagamos posible cortar los canales de reenvío, mientras no vayamos a eliminar las causas de esta esclavitud… nuestras familias, ciudades y sociedad padecerán la indignidad, porque nunca pasa nada. Hasta que pasa.

Julián García


(1) En España ya hay juez, jueza, Pilar de Lara, perseguida por combatir la trata de personas, defender a las víctimas y poner encima de la mesa la corrupción en torno a este negocio. También hay que defender a los que defienden.

Embellecer un barrio disminuye radicalmente la delincuencia (y funciona mejor que la “mano dura”)

Tiene su encanto ser seres urbanos. Pero lo cierto es que las ciudades, pese a estar densamente pobladas, promueven la fragmentación y el aislamiento de sus habitantes. Esto vuelve a los entornos citadinos muy complicados: habitarlos se hace difícil, ya que muchas de sus dinámicas nos absorben irremediablemente. Mientras tanto, las problemáticas que enfrenta cada ciudad parecen demasiado grandes como para que podamos combatirlas.

Y eso es, en gran parte, porque las ciudades nos vuelven muy individualistas…

Quienes habitan las grandes metrópolis carecen de herramientas certeras para contribuir a tener mejores ciudades. Los ciudadanos tienen que dejar todo en manos de gobernantes y empresas, no obstante que éstos suelen traer más problemas que soluciones.

Un ejemplo está en las políticas que permiten que los barrios sean invadidos por la iniciativa privada: que se construyan centros comerciales, o que lleguen reconocidas cadenas comerciales. Esto ocasiona el encarecimiento de la vida y obliga a muchos a desalojar sus hogares, lo que constituye un fenómeno bastante reciente al que se le ha llamado “gentrificación”.

Por otro lado existen zonas urbanas que son abandonadas, como Detroit, en Estados Unidos. El caso de esta ciudad demuestra mejor que cualquier otro lo que sucede cuando las empresas abandonan una ciudad: la economía comienza a flaquear y, con esto, la ciudad entra en un proceso de paulatina decadencia. Inevitablemente la criminalidad comienza a subir, y lo único que hace el gobierno es aplicar “mano dura” contra la población a la que abandonó.

Pero existe una alternativa a la decadencia urbana: el trabajo colectivo

Se ha comprobado que en zonas urbanas donde los vecinos colaboran en embellecer sus calles y fachadas, las tazas de criminalidad y violencia bajan drásticamente. En Estados Unidos esto ha sido observado por un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan, quienes han documentado procesos comunitarios en la ciudad de Flint.

Esta ciudad se convirtió, debido a su paulatina desindustrialización, en una de las más peligrosas de Estados Unidos, con la segunda taza de homicidios más alta. Desde 2012, un grupo de vecinos de Flint comenzaron a limpiar sus calles, a alumbrarlas y a sembrar plantas en sus camellones y lotes.

Para 2018, los ataques con violencia bajaron en un 54%, los atracos en un 83% y los robos a casas y negocios en un 76%

Esto ha pasado en México también…

Muchos piensan que las pintas callejeras son sinónimo de criminalidad. Por eso, ahí donde hay pintas hay más policías. Sin embargo, en México muchos artistas han demostrado que pintar paredes no es un crimen, y puede regenerar el tejido social de las zonas más marginadas.

Es el caso del barrio Las Palmitas, en Pachuca, Hidalgo. Ahí, el colectivo de artistas Germen Nuevo pintó 200 casas, haciendo de ellas un lienzo gigante que reflejaba la identidad de los habitantes del barrio. Esto hizo que los robos y asaltos disminuyeran un 73% en sólo 3 años.

Así como este hay muchos ejemplos más en México y el mundo, los cuales comprueban que el arte y el trabajo comunitario son agentes de regeneración sociocultural.

No obstante, el porqué de este fenómeno es aún un relativo misterio, que requiere de mayor investigación para que el trabajo comunitario y el arte formen parte de las agendas públicas en combate a la delincuencia. Sin embargo, no se necesitan muchas más pruebas empíricas para comprender que el futuro de las ciudades debe ser un futuro compartido, en el cual trabajemos comunitariamente por tener barrios bellos, espacios iluminados, calles caminables y muchas más áreas verdes donde expandir la conciencia individual y colectiva –en lugar del consumismo desenfrenado–.

Porque nadie lo hará por nosotros, ¿no crees?

Fuente: Ecoosfera

El origen de muchos malentendidos.

¡Cuántas discusiones comienzan con un malentendido! ¡Cuántos conflictos y heridas nos ahorraríamos si no se produjese un mal entendimiento de lo que el otro ha hecho o dicho!

La mayoría de las personas tenemos la experiencia de problemas que se han generado porque alguien no ha entendido correctamente a otra persona. Ahora bien ¿por qué suceden los malentendidos?, ¿cómo podríamos disminuirlos?

Las personas tendemos a interpretar la intención y el sentido de los actos que otras personas llevan a cabo. Esta interpretación la hacemos conforme a un código que ha sido conformado por nuestras experiencias, nuestra profesión, nuestra educación, nuestra cultura, nuestro estado emocional, nuestras expectativas, nuestras relaciones personales…

El hecho de que hagamos esta interpretación tiene numerosas ventajas: en primer lugar, las personas nos sentimos seguras cuando creemos conocer los móviles y sentimientos de las otras personas hacia nosotros, y necesitamos esa cierta sensación de seguridad. Además, tener un código para interpretar las conductas de los demás nos proporciona explicaciones inmediatas, que no requieren de mucha reflexión y que nos permiten reaccionar con rapidez, en muchas ocasiones de forma acertada.

Imagine el lector esta situación: una mujer llega de trabajar y el marido ha pasado la tarde con los hijos en casa. Ella le pregunta cómo ha ido la tarde y él simplemente resopla. Ella interpreta ese resoplido cómo cansancio, como una petición de ayuda y le dice “¿quieres que me encargue yo de los baños y la cena?”. No ha hecho falta mucha información, para que ella se dé cuenta de que ha sido un mal día. Ella no necesita reflexionar mucho para decidir qué hacer. Se ofrece. Eso ahorra tiempo y energía.

Esta forma de funcionar tiene el inconveniente de que, si no acertamos en la correcta interpretación de la conducta del otro, nuestra reacción puede responder a una clave equivocada. Y entonces se produce una especie de cortocircuito comunicativo. Esto se acentúa si somos personas muy rígidas que estamos muy seguros de nosotros mismos y dudamos poco de nuestras interpretaciones, con lo que consideramos nuestras conclusiones como hechos. Hay que tener en cuenta, además, que en las relaciones más estrechas somos más inflexibles en el uso del código, nos fiamos más de nuestras conclusiones.

Volvamos al ejemplo de antes. Si la mujer interpreta el resoplido del marido como un reproche por llegar tan tarde, en vez de como una petición de ayuda, es posible que reaccione poniéndose a la defensiva: “no sé porque resoplas tanto, yo también estoy cansada”. Fácilmente se iniciaría una discusión, que, alimentada por el cansancio de los dos, enseguida cobraría virulencia.

Para tratar de evitar este tipo de situaciones podemos hacer varias cosas:

– en primer lugar, tener una actitud más humilde, menos segura de la exactitud de las conclusiones que hemos obtenido. Eso no quiere decir que nos pasemos el día dudando de nosotros mismos (sería agotador), pero sí que al menos admitamos la posibilidad de no tener razón.

– también podemos tomar distancia del hecho en si. Para eso es bueno pararse un momento, no dejarse llevar por la primera respuesta y pensar un poco. A ello ayuda imaginar que, en vez de haberlo padecido nosotros, nos lo estuviera contando un amigo ¿qué conclusión sacaríamos de lo que nos cuenta? Seguro que es más realista.

– otra forma consiste en tratar de confirmar nuestra conclusión preguntando al otro directamente. En una relación en la que hay intimidad no debería haber miedo a hacerlo.

– y, por último, revisar nuestro código de interpretación. Tal vez estemos realizando interpretaciones conforme a situaciones vividas en otras relaciones y las estamos aplicando a una relación actual, aunque sea diferente.

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano de Valladolid.

Presentación del libro «Amar a los demás: política»

Cuatro alcaldes, cuatro épocas diferentes, cuatro lugares diversos, cuatro orígenes políticos muchas veces contrapuestos… y, sin embargo, un mismo testimonio: se puede ser alcalde y honrado; se puede ser político y solidario; se pueden llevar a la política los principios evangélicos; es posible, es necesario ejercitar la caridad política: amar al hermano políticamente.

Ayudar a nuestros hijos a reflexionar no es hablar mucho

Nuevo curso escolar, nuevas tareas académicas. Tareas de nuestros hijos, en las que a veces tenemos que colaborar los padres de una u otra forma. Colaborar con las tareas académicas de nuestros hijos no quiere decir que seamos nosotros los responsables de ellas. A veces el miedo al fracaso de nuestros hijos nos hace asumir como propias, tareas que les corresponden a ellos.

Ese miedo nos lleva a asumir el control del tiempo de estudio, de la corrección de los ejercicios, hace que les preguntemos la lección… Y eso que hacemos con los estudios, lo aplicamos también a pequeñas tareas cotidianas: volver al colegio a llevarle el almuerzo porque se le ha olvidado, preparar la mochila para que no se le olvide nada…

A medida que crecen y entran en la adolescencia empezamos a decirle cómo tiene que comportarse con sus compañeros para ser aceptado, o cómo tiene que pensar ante una noticia del telediario.

Y los abrumamos con sermones, reflexiones, explicaciones… Y  convertimos en una rutina el dar a nuestros hijos las respuestas a preguntas que no se han hecho. Y esas respuestas (aunque sean las mejores del mundo) caen en un terreno infértil, no producen su fruto.

¿Qué es un terreno fértil? Aquel del que brota una pregunta. Hay una etapa del desarrollo de los niños en que es frecuente que hagan preguntas para comprender el por qué de las cosas. Que los niños y adolescentes se hagan preguntas es fundamental para afrontar la vida. Tres capacidades preparan a ello.

La primera es la capacidad de sorprenderse.  La sorpresa orienta los sentidos a aquel estímulo que nos sorprende. La sorpresa es una emoción que no necesita estimularse sino que brota espontáneamente en los niños. Pero los adultos podemos anularla abrumando a los niños con ofertas, juguetes, regalos, opciones… Para mantener la capacidad de sorpresa de nuestros hijos conviene tener un cierto ambiente de orden, porque donde hay desorden no hay sorpresa. Requiere también una austeridad, porque la abundancia de cosas dificulta la capacidad de que algo sea imprevisto. Y requiere también  un ambiente familiar donde no haya mucho ruido (sermones, TV, gritos, maquinitas) porque donde hay ruido es más difícil sorprenderse.

El segundo elemento que colabora a preparar un terreno fértil es la atención. La atención sirve para evitar la dispersión, permite observar los detalles de las cosas y su importancia, nos ayuda a ser capaces de contemplar los propios errores.

¿Cómo acrecentar la atención de nuestros hijos? Permíteme, lector, hacerte una pregunta: piensa en algo que te llame la atención, así en general. Una vez que lo hayas hecho hazte la pregunta ¿porqué esto me llama la atención? Surgirán muchas respuestas, pero todas tienen un denominador común: un deseo. Un deseo de conocer más, de acercarse, de entender, de experimentar más de aquello que llama la atención. Sin ese deseo no hay atención.

Las condiciones externas son condiciones necesarias, pero no suficientes. Si no hay deseo, puede existir el ambiente más favorable del mundo, pero no habrá atención. La voluntad suple en ocasiones la falta de deseo, pero con resultados bastante menos brillantes. Educar el deseo pasa por aprender a tolerar la frustración, aprender a esperar, no dejarse llevar por el capricho y asumir las consecuencias de las propias decisiones, pero también por ser capaz de apreciar lo bueno, lo bello, lo verdadero de las cosas.

El tercer y último elemento es  la reflexión, que permite que ese terreno se abra dispuesto a recibir la semilla de una respuesta. Ante una realidad ante la que uno se sorprende y a la que presta atención, llega el momento de preguntarse ¿por qué pasa esto? ¿Cómo funciona? ¿Por qué ha respondido así? ¿Qué hubiera hecho yo en ese caso?

Que los chicos nos vean preguntarnos a nosotros mismos. Que les hagamos las preguntas a ellos. Que no les demos las respuestas sin que se hagan las preguntas y escuchemos sus respuestas.

Diego Velicia, psicólogo del COF Diocesano

Hammarskjöld y la sala de meditación

La Sala de Meditación, ubicada en el ala oeste del vestíbulo público del edificio de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, es un espacio de recogimiento dedicado a la paz mundial y a disposición de las gentes de todos los credos y religiones; fue ideado por Dag Hammarskjöld, segundo Secretario General de las Naciones Unidas con el apoyo de un grupo, integrado por cristianos, judíos y musulmanes.

Dag Hammarskjöld escribió este texto para entregar a los visitantes de la sala

Todos tenemos dentro un centro de quietud rodeado de silencio.

Esta casa, dedicada al trabajo y al debate al servicio de la paz, ha de contar con una sala dedicada al silencio exterior y la quietud interior.

Lo que hemos pretendido ha sido crear en esta pequeña sala un lugar en el que las puertas puedan abrirse a territorios infinitos de reflexión y oración.

En este lugar se reunirán personas de muchos credos y por esa razón no se podía utilizar ninguno de los símbolos a los que estamos acostumbrados en la meditación.

Sin embargo, hay cosas sencillas que nos hablan a todos en el mismo lenguaje. Hemos buscado esas cosas y creemos haberlas encontrado en el haz de luz que incide en la brillante superficie de la piedra.

De ese modo, en el centro de la Sala vemos un símbolo de cómo todos los días la luz del cielo da vida a nuestra Tierra, lo que, para muchos de nosotros, simboliza cómo la luz del espíritu da vida a la materia.

Pero la piedra que hay en el centro de la Sala tiene algo más que decirnos. Podemos considerarla un altar, vacío, no porque no haya Dios, ni porque sea un altar a un dios desconocido, sino porque está dedicado al Dios al que el hombre venera bajo multitud de nombres y formas.
La piedra del centro de la Sala nos recuerda también lo que hay de firme y permanente en un mundo de movimiento y cambio. El bloque de hierro tiene el peso y la solidez de lo eterno. Nos recuerda la piedra angular de la tenacidad y la fe en las que se debe sustentar toda empresa humana.

El material de la piedra guía nuestros pensamientos hacia la necesidad de elegir entre la destrucción y la construcción, entre la guerra y la paz. Con hierro el hombre ha forjado espadas, pero con hierro también ha fabricado arados. Con hierro ha construido tanques, pero también con hierro ha erigido casas. El bloque de mineral de hierro es parte de la riqueza que hemos heredado en esta Tierra nuestra. ¿Cómo vamos a utilizarla?

El haz de luz incide en la piedra en una Sala decoración extrema sencillez. No hay otros símbolos, no hay nada que pueda distraer nuestra atención ni interrumpir la quietud en nuestro interior. Cuando nuestros ojos se trasladan de esos símbolos a la pared del frente, tropiezan con un sencillo diseño que abre la Sala a la armonía, la libertad y el equilibrio del espacio.

Según un antiguo dicho, el sentido de un recipiente no está en sus paredes sino en su oquedad. Lo mismo sucede con esta Sala. Corresponde a los que vienen a ella llenar el vacío con lo que encuentran en su centro de quietud.