De la vergüenza al compromiso

Nos reunimos en medio de la plaza pública, en torno a la Cruz de Lampedusa como un símbolo del drama de la inmigración y el compromiso que requiere por parte de todos.

Comenzando poniendo de manifiesto nombres y rostros concretos de migrantes que colocamos junto a la Cruz para tener presente durante todo el acto que no se trata sólo de migrantes, se trata de la persona en su totalidad, de todas las personas.

Para hacer esto patente, Hilda Cantarín, en nombre de “Encuentro y Solidaridad”, como organización convocante, recordó cómo hace seis años el papa Francisco visitó Lampedusa conmovido por la tragedia de los hombres, mujeres y niños que pierden la vida en el viaje a Europa. Hoy, 6 años después, la tragedia continúa.

La tragedia se repite día tras día. Y nos hemos acostumbrado; nos hemos acostumbrado a contemplar la muerte de nuestros hermanos africanos en el telediario y seguir comiendo.

Hizo hincapié en cómo la codicia trastoca todo, ya que, realmente, el único delito de muchos inmigrantes es haber nacido en lugares con mucha riqueza.

Para finalizar, hizo una llamada al compromiso que nos exige la fraternidad universal a la que estamos llamados: que se nos abran los ojos, la garganta y los brazos.

Como compromiso concreto se expusieron algunos de los “20 puntos de acción» que remarca la Iglesia para responder a los retos de los migrantes y refugiados en torno a cuatro acciones fundamentales: acoger, proteger, promover e integrar plasmadas en carteles que se colocaron también en torno a la Cruz de Lampedusa.

El ciclo sobre resiliencia da sus primeros pasos este curso

El viernes 11 y sábado 12 de octubre inauguramos el ciclo “educarnos en resiliencia personal y colectiva” para este curso 2018-2019, intentando plantear dos temas: el miedo (a través de la obra de teatro “escribo sobre ti para vencerte”) y la escucha y complementación en la pareja (con el taller “dando los primeros pasos”). Combatir los miedos y aumentar nuestra capacidad para escuchar y comunicarnos nos hace crecer y fortalece personalmente y como sociedad.

La compañía de teatro social Los últimos, planteó cómo el miedo nos hace no buscar la verdad, no enfrentarnos a problemas e injusticias que vivimos, no defendernos y defender a otros de agresiones, aislarnos y no asociarnos, creernos que ya hacemos bastante por los demás o que no se puede transformar el mundo y luchar… o a la sumo sumarte a la “disidencia tolerada” y fabricada por los poderosos. Ésta es una de las capas que usamos para no enfrentarnos a nuestros miedos, para “no desentonar” del ambiente, para no jugarnos nuestra imagen, para no perder nada…

¿Cómo nos hemos acostumbrado a vivir así y nos justificamos? ¿Tenemos amigos de verdad que nos hagan vencer nuestros miedos y vivir como deseamos, y desear ideales “altos” que merezcan la pena ser recorridos juntos? “Solo los peces muertos siguen la corriente”, “vivir es más que respirar”. Estas son algunas de las reflexiones y preguntas que esta obra de teatro nos dejó.

El taller “dando los primeros pasos”, impartido por los profesores de Tango Chusa y Ezequiel y el psicólogo y terapeuta familiar Diego V, planteó cómo crecer en capacidad de escucha, comunicación y complementación en la pareja. Pudimos constatar, a través del tango y de las reflexiones y preguntas hechas, cómo nuestra capacidad de escucha la podemos hacer crecer, cómo podemos caer en echar las culpas al otro de lo que sale mal o por el contrario descubrir sus capacidades y hacerlas crecer para que nuestro baile (en la vida) sea mejor.

Corroboramos si somos “mandones” o nos dejamos llevar por la comodidad de no proponer cambios para salir de las rutinas. Si escuchamos o no al mundo en que vivimos, que queremos o no nos afecta como pareja o familia….

¡Un fin de semana muy interesante! Puedes ver los siguientes actos de nuestro ciclo anual en: «Educarnos en resiliencia»
¡Te esperamos y animamos a difundirlos! Gracias.

Cómo manejar las emociones

Encuentro y Solidaridad organizó una charla titulada «Cómo manejar las emociones» en la casa cultura y encuentro. El ponente, Livio Ledezma, psicólogo venezolano y párroco del Valle del Salazar y el Almiradío de Navascués presentó el tema de una forma amena y divertida.

Planteó cómo la autocompasión nos puede llevar al victimismo o a la liberación, el tema es cómo se viva. Cuando uno se siente víctima de todo lo que le sucede, se lamenta y busca culpables. De esa manera es difícil aceptar la situación o cambiarla y se busca justificar todo lo que le pasa a cada uno.

La liberación busca la felicidad y el bienestar aceptando las limitaciones, afrontando nuestras experiencias dolorosas sin estar juzgándonos constantemente. Los asistentes acabaron agradecidos por el encuentro mantenido. Al finalizar se presentaron las siguientes actividades y se mantuvo un rato informal de diálogo tomando un refresco.

Hacia el fin de la trata

Del 1 al 4 de agosto, en la Casa Emaús de «Encuentro y Solidaridad», tuvo lugar el Curso «La persona no es negocio. Hacia el fin de la trata». Escuchamos a personas comprometidas en su lucha contra la trata con fines de explotación laboral,  sexual y reproductiva. Desde España, Suecia, Uzbekistán o EEUU y en todo el mundo. La captación y transporte de personas es un gran negocio. Intentamos acercarnos para conocer la verdad de las situaciones que se viven, escuchar a las víctimas y a quienes están a su lado.

Conocimos la necesidad de unir la explotación laboral y la trata, el modelo sueco referente a la trata para prostitución o el mayor caso de prostitución destapado en España.

Nos presentaron las consecuencias físicas y psicológicas para las mujeres que alquilan sus cuerpos y sus familias,  los niños vendidos y los compradores.

Agradecemos a M° Teresa Rodríguez Montañés,  Umida Niyazova, Mats Paulsson, Impunidade Carioca,  Amelia Tiganus y Jennifer Lahl sus aportaciones y los diálogos.

Sin duda nos encontraremos en el camino.

Desde las periferias: un curso que es un encuentro

A veces hablamos de salir a las periferias como si viviéramos en un extraño núcleo recóndito cuando la realidad es que ya vivimos en las periferias. Estamos en el mundo y somos mundo. Somos de este tiempo, somos familias, somos vecinos, somos trabajadores. Somos –de hecho- como los demás. Sin embargo también es cierto que como creyentes a veces nos quedamos en el sofá de nuestra fe recortada en vez de en el trampolín que es nuestra vida en diálogo con una fe dinámica, vital y combativa.

Por ello personas con trayectorias variadas nos hemos encontrado para reflexionar sobre un montón de “fronteras” en que ya estamos. Hemos visto que hay creyentes que viven su fe en algunas llamadas “fronteras” como el arte, la vida política, la vida cotidiana, la ciencia, la salud… Hemos descubierto que cuando vivimos ahí la fe, lejos de agostarse, nuestra propia fe reverdece y crece. Y al tiempo, el arte, la vida cotidiana, la salud o la ciencia se transforman. Es ahí donde hemos conocido el amor, es ahí donde nos ha transformado, es ahí donde por amor continuaremos en este mundo cambiante haciendo y siendo revolución.

Ha estado especialmente presente el Hermano Carlos de Foucauld con su inspiración a a misión, a la amistad, al abandono. Miramos, tocamos y sentimos la Cruz de Lampedusa como símbolo peregrino de solidaridad. Mirar la vida desde esta Cruz es sentir que vivimos un tiempo dramático y magnífico que queremos bebernos hasta las entrañas. No es que vayamos a ir a no sé qué periferias, es que ya las estamos transformando, ¡basta con escuchar!

Jornada de trabajo sobre historia social

El pasado miércoles 31 de julio tuvimos un encuentro de diálogo sobre Historia Social

Teníamos como base el trabajo elaborado por Rodrigo Lastra, que bajo el título preliminar de «Tender puentes en una sociedad convulsa: Diálogos entre militantes cristianos y militantes libertarios en la España de la Transición. 1960-1980″ recoge  la relación mantenida entre militantes cristianos (fundamentalmente Julián Gómez del Castillo, y militantes libertarios (José Peirats, Juan Gómez Casas, Cipriano Mera, Diego Abad de Santillán y Heleno Saña). Esta relación está basada en cerca de 400 cartas manuscritas entre ellos y en los prólogos y textos de libros publicado en aquellas fechas por estos autores.

El trabajó se centró en revisar la selección hecha por de dicha correspondencia y ver cómo continuar esa labor de divulgar estos testimonios, concluyendo con un plan de trabajo para seguir avanzando en esa dirección.

CURSO: EDUCAR EN LA ADOLESCENCIA

Nos reunimos en la escuela de verano de la Casa Emaús de Encuentro y Solidaridad los días 27 y 28 de julio. La presencia de un gran número de familias, un número significativo de ellas no miembros de la asociación, dispuestas a compartir vitalmente los problemas en la educación de los hijos adolescentes, ha merecido “la pena“. Ha sido muy positivo el clima de colaboración, alegría, respeto y confianza. Todos los asistentes han agradecido el testimonio, la experiencia y el entusiasmo del matrimonio que lo ha dirigido: Clemente Guerra y Mª Carmen Sanz. Ambos son educadores, maestros y abuelos, con más de 40 años de experiencia en la dirección de  escuelas de padres… Con su buen hacer, con su actitud de generosidad, su experiencia, su buena comunicación y buen humor consiguieron rápidamente nuestra atención. Nos ofrecieron un cuaderno con todo el material necesario, con contenidos sencillos y al mismo tiempo profundos y prácticos, en un clima de diálogo, alegría y oración…

Hemos descubierto lo  esencial en un educador y en un padre o madre para conocer la psicología de un joven o un niño. En caso de conflictos, en primer lugar, serenarse, autocontrol, mirar lo que decimos y cómo lo decimos; las palabras pueden herir o sanar. Es necesario el diálogo reflexivo con el hijo mostrándole que nos interesa.  En otro momento, se nos presentó distinguir el mundo de los sentimientos y de los comportamientos.  Atendiendo primero los sentimientos para después actuar sobre el comportamiento.  No estamos acostumbrados a acariciar sentimientos, sino a juzgar acontecimientos. Acariciar sentimientos es abrir vías de acercamiento al otro.  Necesitamos de escucha, empatía y asertividad. Todo nos lo jugamos en la actitud de los padres, en su cambio de mirada, ahí está nuestro éxito, no en que el hijo nos haga caso, que ya no depende de nosotros.

A la libertad se va desde la responsabilidad. Mostrando   la necesaria ternura y firmeza y teniendo unos principios claros y valores en nuestras vidas como son la solidaridad,  paciencia, respeto, diálogo, confianza, humildad, generosidad …  que son referencia para nuestros hijos y en caso de meter la pata saber pedir perdón.

Estamos muy agradecidos a  Clemente y Mª Carmen  y a Encuentro y Solidaridad  que  ha organizado este curso por segundo año consecutivo y esperamos la continuación. Así quedó manifestado por los asistentes en sus revisiones y en lo compromisos adquiridos tales como realizar este curso en otros lugares de España.  Se nos han facilitado herramientas e instrucciones claras para aplicarlas durante el curso y abrir “nuevos procesos” seguro de esperanza y alegría en nuestras familias. Hemos encontrado una guía y pautas alternativas en la manera en como veníamos actuando con nuestros hijos con poco éxito. Se nos hizo corto el curso para profundizar mas nuestros casos reales…, pero es el suficiente, es  un aperitivo para que nos quedemos con ganas de seguir caminando… habrá oportunidad de continuar durante el próximo curso 2019-2020 en algunas localidades: Valladolid, Burgos, Pamplona…

La visita a la exposición de fotografías contra la Trata de personas, realizada por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, fue un momento hermoso para acabar la noche del sábado. El domingo lo dedicamos a dialogar vitalmente sobre los temas que nos preocupaban y fue muy enriquecedor y esperanzador. Hicimos coincidir  el final del curso con el final del campamento de nuestros hijos, con la fiesta y la Eucaristía. Algunos ya anuncian que para el año que viene podríamos tratar el perdón en la familia, la espiritualidad y el sentido en la educación de nuestros hijos… Sea el tema que sea, ya estáis todos invitados. Nuestros hijos nos lo agradecerán.

El perdón, un final que es un comienzo

Con Diego Velicia, psicólogo especializado en terapia familiar, estuvimos dialogando sobre el perdón.

Empezamos intentando comprender lo que NO es perdonar. Perdonar no es olvidar, no es negar la ofensa, no es disculpar, no es pasar página rápidamente, no es reconciliarse.

Después vimos las falsas razones para perdonar, importantes porque si éstas son equivocadas, no se avanza en el camino del perdón. A veces perdonamos «para que veas los bueno que soy», «para que cambie el otro», «para ser yo mejor yo», «para sentirme mejor» .

También se plantearon los componentes del daño, cómo reconocerlos y qué podemos hacer, las dificultades que tenemos para perdonar, y algunos criterios para orientarnos en valorar si estamos avanzando en el camino del perdón.
Al final vimos qué es perdonar: Una decisión que cancela la deuda moral que el ofensor contrajo conmigo. Es el amor buscando sitio para crecer, que tiene un componente inexplicable (como el propio mal que nos daña en determinadas ocasiones). El perdón no borra el daño, integra el hecho en una relación de amor mayor.

Diego nos invitó a fortalecer nuestra fuentes para perdonar y nos dejo un itinerario para el perdón: algunas cuestiones a responder y trabajar ante un hecho concreto que necesitemos perdonar.

Jornada de espiritualidad en la Casa Emaús. Torremocha de Jarama. Semana Santa. Abril 2019

La Casa de espiritualidad de Encuentro y Solidaridad acogió a militantes y amigos que quisieron celebrar el triduo Pascual en un ambiente de reflexión, oración y convivencia. Las reflexiones y preparación para la Pascua tuvieron como eje la vida de Santa Teresa de la mano del Carmelita Pedro Tomás Navajas,  Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca,  fue Superior Provincial  de los carmelitas descalzos.  Actualmente dirige el CIPE (Centro de Pastoral de espiritualidad)   y la revista Orar, y colabora en el CITeS (Universidad de la Mística), y en la editorial Monte Carmelo donde ha publicado algunas obras de espiritualidad.

Los jóvenes de SAL tuvieron asimismo su celebración de la Pascua y un encuentro-diálogo  con Pedro T. Navajas.  Niños y jóvenes se encontraron en las celebraciones y en la fiesta final con los adultos. Con el pueblo celebramos el Triduo Pascual y el Via Crucis.

La invitación a la oración de la mano de Camino de Perfección nos hizo caer en la cuenta que la ORACIÓN ES UN REGALO PARA LA HUMANIDAD Y SIEMPRE ENCARNADA EN LA VIDA.  Teresa no se coloca ni ora al margen de lo que ocurre en el mundo de su tiempo.  Nos invita a vivir APASIONADAMENTE el momento del mundo y la Iglesia y a abrir caminos  y espacios para  Dios.  Y, ¿ cómo colocarnos ante Dios? Como pobres. Dios, o nos encuentra pobres, o nos hace pobres, nos recordó P. Navajas.

En la pobreza descubro libertad, gozo, señorío y nos permite decirle a Dios un si alegre  que pone en marcha, sin que lo sepamos, la generosidad de Dios. La pobreza otorga una riqueza: recibir todo de Dios, que eso es la humildad: “andar en verdad”. Y la pobreza evangélica hace brotar vidas solidarias con los pobres, vidas gratuitas que hacen sentir a los otros libres y no deudores. Santa Teresa nos invita a poner la mirada en Jesús, amigo de la humildad y de los humildes, para aprender…Y por último se nos invitó a recrear como laicos nuestra misión aprendiendo la locura del amor y aventurar la vida.

Para responder a ese grito: “ Está ardiendo el mundo…” es necesario encuentro con otros. “Gran mal es un alma sola”.

Santander. Juguetes africanos

En torno a 150 niños de 6 a 10 años han visitado la exposición «Juguetes africanos» y realizado un taller. Éste consistía en dialogar sobre una ficha, que previamente preparaban, con cuestiones acerca de: Cuál es tú juguete favorito, qué aprendes o capacidades desarrollas con él, cuanto te dura, de qué materiales está hecho y de donde procede ese material, en qué país ha sido realizado y en qué condiciones de trabajo, o si conocían algún país africano y cómo era la vida de los niños de allí.

A continuación veían un vídeo sobre niños africanos construyendo sus juguetes y dialogábamos sobre el vídeo y la exposición fotográfica.

Acabábamos con otro vídeo de un niño minero en Bolivia, ya que gran parte de los juguetes electrónicos (consolas, tablet, videojuegos, robots..) tienen minerales que se extraen en condiciones de explotación, a veces por niños y jóvenes.

Por último dialogábamos sobre qué podemos hacer para cambiar y mejorar el mundo.

Algunas cuestiones que surgen:

  • Cómo con nuestro consumismo contribuimos a destrozar el planeta.
  • La importancia de cuidar y reparar el daño que realizamos (tanto en las personas y en las próximas generaciones, como  en las cosas materiales  o el medio ambiente) frente al usar y tirar.

Algunas cosas que responden los niños a la pregunta final qué he aprendido en el taller:

  • La importancia de reciclar, compartir, cuidar los juguetes y otras cosas que tenemos. Que podemos comprar menos y construir nuestros propios juguetes.
  • Que somos afortunados de poder ir al colegio.
  • Que podemos romper el corazón de otras personas.
  • Que podemos mirar de dónde proceden los juguetes que compramos.

Damos las gracias a la asociación 14Km por acoger esta exposición y las actividades que a lo largo de estos días se han desarrollado.