Reflexiones

Alfonso Olaz

¡Jesús, ese gran desconocido!

Me atrevo a hablar de Jesús,

a pesar de mis incoherencias,

pero estoy convencido que a él no le importa-

si lo hago desde la seriedad.

¡Si la gente le conociera un poco!

¿Cómo podría mostrar su rostro al descreído?

El hombre, la mujer, en la actualidad, “solo creen” en lo que ven ¿y lo que ven es…?

Solo desde el corazón, empezamos a creer, primero en lo que ‘vemos’ y luego comienza el camino de cada uno.

Lo que está claro es que el hombre y la mujer ‘despistados’ por todo lo que vive en esta Pandemia de ausencia de amor, necesita con urgencia el sentirse en paz y empezar a sanarse de su Yo.

También es cierto, que gracias a las muchas almas de luz que habitan nuestras  calles, el que busca con seriedad encuentra su camino.

¡Quiero creer en el hombre y la mujer, como creo en el calor, en el frío de la madrugada, en la lluvia que me empapa!

Publicado en Artículos, Espiritualidad, Religión.

3 Comentarios

  1. Alfonso tiene usted razón. En estos tiempos tan difíciles que nos ha tocado vivir tenemos que creer desde nuestros corazones no solo en nosotros mismos sino también en los demás. Muy buena reflexión esperaré sus futuras aportaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *