Reflexiones

Alfonso Olaz

«¡Quiero creer en el hombre y la mujer, como creo en el calor, en el frío de la madrugada, en la lluvia que me empapa!»

Jesús el obrero, amigo, hermano y compañero

Querido Compañero y amigo Jesús;

Que sigues estando en lo más profundo de la mina,

a dónde desciendes cada dia

dónde no hay luz, ni esperanza.

que sobre-vives cada día-

entretejiendo entre tus sueños , el sustento, oraciones y lágrimas.

Compañero,

Que estás en Alta Mar,

tendiendo cables y tuberías submarinas.

y en un buque sin Nacionalidad.

y Obligado por los Señores de la guerra, te han hecho Pirata de la mar, y así no exterminaron a tus 5 pequeños y tú compañera.

Compañero,

Las Mafias te han hecho Niño Esclavo, «por una supuesta Deuda que tus padres nunca podrán pagar»-

Con normalidad se acepta llamar ha esto, «Trabajo Infantil» y No » Esclavitud Infantil»

Tú  cuando eras niño, vivias como niño, jugabas como niño, jugabas con tu madre María y tú padre José, ayudabas a tu madre a poner la mesa, limpiar la vajilla, y poniendo algo de orden en casa y a tu padre José, porque eras todavía  un niño, sólo te dejaba jugar con los restos sobrantes de las maderas y con aquel caballito de madera que te hizo y tanto te gustaba.

¡y entonces Jesús, ¿Te parece que habrá  2 categorías de Trabajadores en este mundo?-

¡Los de la edad legal de trabajar!

1. Los Esclavos de por vida por haber nacido pobres,les llamaremos Trabajadores.

2. y a los No Esclavos que no nacieron pobres,

les llamaremos Trabajadores.

«Si uno se va porque no está satisfecho, o se enferma o muere,  siempre habrá otro de recambio» eso dicen los que saben.

Compañero Jesús,

Se que te Revientan cada día, todos los días del año, y así año tras año.

Está claro que todo esto, sin promocionarse socialmente.

Vas muriendo despacito cada día, desde niño no has conocido otra cosa y sabes que esto será hasta el final, no tienes escapatoria, no puedes protestar,

¡Cállate mal nacido, Desagradecido!

De esto no podrás escapar.

¡Naciste con el delito de ser un niño pobre!

Quizás tengas mucha suerte

y una Organizacion pague por tu esclavitud.

¡Oí que un tal Jesús ya pagó por mí, para liberarme del mal, del pecado!

Me atrevo a decir que quiero ser un seguidor de Jesus, aunque esto no se muy bien a qué me compromete.

A Ser Cristiano, comprometido con la vida y con la llegada de la muerte, con los que viven con la vida y con los que viven con la muerte,

para regalar lo que he recibido gratis, la Fé, la Esperanza, la Caridad,

la Amistad, el Pan, el Hogar, el Trabajo, el Tiempo, que no es mío.

Todo esto ya lo hizo el hijo de María y José, y nos enseñó  cómo poder hacerlo y que cuando lo hiciéramos no estaríamos solos y en su nombre así sería.

Publicado en Artículos, Empobrecidos, Religión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *