pxhere.com

Lo que el resto del mundo puede aprender de los movimientos de protesta africanos

Fuente: africaye.org

Cuando estallaron las protestas en Sudán en diciembre de 2018, los medios internacionales se apresuraron a enmarcarlas como disturbios espontáneos que probablemente desaparecerían. Sin embargo, cuando finalmente llevaron al derrocamiento del dictador Omar al-Bashir en abril de 2019, quedó claro que las protestas eran parte de un movimiento social organizado enraizado en la oposición de base de Sudán

El movimiento sudanés no estaba solo en el continente. Días antes, los manifestantes en Argelia forzaron la renuncia del presidente Abdelaziz Bouteflika, culminando una década llena de protestas, en la que la movilización masiva contribuyó a las transiciones de poder en Níger, Túnez, Egipto, Libia, Senegal, Burkina Faso, Gambia, Etiopía y la República Democrática del Congo (RDC). 

Según el proyecto de datos de eventos y localización de conflictos armados, la frecuencia de las manifestaciones masivas en África se ha multiplicado por siete en la última década. Además, investigaciones recientes sugirieron que las protestas no violentas en el continente han tenido mucho más éxito en lograr sus objetivos que las manifestaciones en cualquier otra región del mundo. 

Por supuesto, el aumento de las protestas en las calles no es una noticia del todo buena. Los movimientos de protesta están motivados en parte por la insatisfacción con mediocres gobernabilidades y no siempre conducen a una mayor democratización. Sin embargo, el extraordinario crecimiento y la tasa de éxito de la movilización masiva en África contrasta notablemente con la disminución de la eficacia de los movimientos en Occidente y más allá. 

¿Qué explica el relativo éxito de las protestas en África? ¿Qué pueden aprender de ellos otros movimientos de todo el mundo? Destacamos tres lecciones clave: 

Crear movimientos inclusivos 

Un principio clave de la teoría de los movimientos sociales sostiene que las campañas de protesta exitosas deben atraer a amplios sectores de la población y cultivar el apoyo a través de las divisiones de clase, étnicas, regionales y religiosas. Sin embargo, muchas protestas en Occidente están reduciendo sus bases de apoyo, transmitiendo mensajes en formas que hablan más allá de los bandos opuestos y pintando a los oponentes como peligrosos enemigos. Especialmente en un contexto en el que muchas sociedades se está polarizando políticamente, el resultado son movimientos basados ​​en la exclusión más que en la inclusión. 

En lugar de luchar por la pureza ideológica o crear dicotomías “nosotros-ellos”, los movimientos democráticos en África han construido coaliciones generales entre diversos grupos. La Asociación de Profesionales Sudaneses reunió a miembros de los sectores de la atención médica, la educación y el derecho bajo una amplia bandera no ideológica. En Zimbabue, el pastor Evan Mawarire movilizó a profesionales, jóvenes, trabajadores pobres y, críticamente, a los veteranos que lucharon junto a Robert Mugabe durante la lucha por la independencia en la década de 1970. En Nigeria, un país con profundas brechas regionales y religiosas, el movimiento #EndSARS para detener la brutalidad policial diseñó cuidadosamente sus mensajes para atraer tanto a los cristianos del sur como a los musulmanes del norte. 

Al apelar a través de las divisiones, estos movimientos han podido ganar concesiones de las élites, estimular las deserciones de los servicios de seguridad y obtener apoyo internacional. 

Profundizar en las organizaciones formales de la sociedad civil 

Si bien las manifestaciones grandes pero fugaces pueden ser suficientes para derrocar a los autócratas, mantener la democracia a largo plazo requiere protestas arraigadas en una sociedad civil duradera. Las protestas nacidas de las redes sociales pueden ser más fáciles de lanzar y hacer crecer, pero sin vínculos con organizaciones tradicionales de la sociedad civil como iglesias, sindicatos, grupos de estudiantes u ONG, los manifestantes rara vez pueden mantener la ventaja contra los gobiernos y sus herramientas coercitivas. 

En África, muchos de los movimientos más exitosos han utilizado las redes sociales de manera táctica para fomentar la participación masiva, pero también se han construido sobre los cimientos de la sociedad civil tradicional con décadas de experiencia previa. Las protestas #EndSARS en Nigeria son la última manifestación de un movimiento que comenzó en 2010 y ha sido impulsado por una coalición de organizaciones que están recaudando dinero, coordinando líneas de comunicación y ofreciendo asistencia legal a los manifestantes. En Sudáfrica, las finalmente exitosas protestas #ZumaMustFall, en 2017, se organizaron en parte a través de sindicatos, partidos de oposición y organizaciones religiosas y otros grupos de la sociedad civil. 

En otros casos, las organizaciones incipientes han aprendido sobre la marcha. Balai Citoyen de Burkina Faso, por ejemplo, tenía apenas un año en 2014 cuando sus líderes se vieron obligados a ser el centro de atención como portavoces de las protestas contra la candidatura del entonces presidente Blaise Compaoré a un tercer mandato. Tras la expulsión de Compaoré, el grupo mantuvo la presión de la calle sobre el gobierno coordinándose con grupos cívicos más arraigados y estableciendo contactos con organizaciones activistas en otras partes de la región. 

Trabajar dentro y fuera de la política formal 

En su libro Unarmed Insurrections, el sociólogo Kurt Shock encuentra que los movimientos de protesta exitosos deben ser un desafío al Estado tomando acciones a través de canales institucionales y no institucionales. Los que funcionan enteramente a través de mecanismos institucionales legales, como las elecciones, son fáciles de ignorar. Los movimientos que se centran en movilizar la calle, como el movimiento Occupy o las protestas de los chalecos amarillos franceses, tienen dificultades para mantener esa presión a largo plazo y ganarse el apoyo de las élites políticas. 

En África, muchos reformadores han cultivado deliberadamente vínculos con partidos políticos, burócratas profesionales, élites económicas y servicios de seguridad. Esto les ha permitido institucionalizar su éxito. En Senegal, Y’en a Marre ha tenido cuidado de permanecer apolítico, pero también utiliza el hip-hop para involucrar a los jóvenes senegaleses y organiza reuniones entre líderes locales y ciudadanos para pedir cuentas a esos líderes. En Sudán, miembros de la alianza Forces of Freedom and Chalenge apelaron al deber del ejército sudanés de proteger a los civiles para persuadir a algunas bases de que deserten y han permanecido comprometidos con el gobierno de transición desde la destitución de Al-Bashir. En Malawi, los grupos de la sociedad civil aprovecharon el descontento público por las disputadas elecciones de Mayo de 2019 en una campaña coordinada que presionó al Tribunal Constitucional para que revocara los resultados de las elecciones, lo que finalmente marcó el comienzo de una victoria de la oposición . 

Al trabajar a través de estructuras políticas, de seguridad y electorales, y no en contra, estos movimientos han abierto un camino hacia un cambio institucional potencialmente duradero. 

Desde las protestas de los chalecos amarillos en Francia hasta la Marcha de las Mujeres en los EE.UU. y las manifestaciones contra el Brexit en el Reino Unido, la calle global se está volviendo cada vez más inquieta. Sin embargo, sin organizaciones de masas inclusivas para canalizar el descontento y presionar por un cambio político, es probable que estas campañas sean fugaces. El asombroso éxito de los movimientos de protesta en África – éxito construido sobre su compromiso con la inclusión, sus raíces profundas en la sociedad civil y la estrategia de trabajo a través de mecanismos institucionales – ofrece un manual de jugadas potenciales para que otros lo sigan. 

Autores 

Alison Faupel trabaja para el Departamento de Estado de Estados Unidos como analista sobre movimientos sociales, estabilidad política y democratización.  

Andrew Wojtanik es estudiante de doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de California-Berkeley y ex analista del gobierno de Estados Unidos. Trabaja en temas africanos.  

Las opiniones expresadas son las suyas propias y no necesariamente representan las opiniones del gobierno de los Estados Unidos. 

Este artículo fue publicado originalmente en African Arguments, con el título “What the rest of the world can learn from Africa’s protest movements”, el pasado 16 de diciembre de 2020.

Traducción: Africaye 

Publicado en Acción noviolenta, Artículos, Sociedad, Solidaridad y etiquetado .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *