Gracias por la oportunidad de compartir nuestra experiencia.

La vida nos brinda la oportunidad de hacer cosas que, quizá, nunca imaginamos. A todos los niveles. A nosotros nos brindó la oportunidad de abrir nuestro hogar a personas que, por diversas circunstancias, no lo tienen.

Nosotros venimos de trayectoria de compromiso en la lucha por la justicia atacando las causas que generan las injusticias sociales, básicamente en la calle desde una perspectiva noviolenta. En concreto siempre hemos tenido especial sensibilidad por el sinsentido que supone el expolio de los recursos de otros. Lo que hicimos y hacemos con gran parte de los países del tercer mundo. Y las consecuencias en cuanto a inmigración que ellos supone.

En esas luchas, tuvimos la suerte de conocer diversos experiencias  de personas que además de actuar en la calle, denunciando las injusticias, invitaban a su casa a hermanos sin tanta suerte.  Lucha contra las causas que generan injusticia y compartir tu vida.

Y así, por contagio y confianza, comenzamos hace dos años a compartir la habitación que nos sobraba, la que suele llamarse ‘’habitación de los invitados’’.

Hemos tenido 4 invitados y la semana que viene vendrá el quinto.

No somos una organización ni una ONG, simplemente (que no es poco) un matrimonio que quiere vivir lo que tantas veces dijimos con la palabra: “cuando tengas de más de lo que necesitas, haz mesas más largas, no muros más altos”.

No ayudamos con papeles, ni con el abono transporte ni les informamos sobre comedores… Por un lado, de eso se encargan ya otros y por otro nos metería en una lógica asistencial (que siendo necesaria puntualmente) no queremos. Nosotros ofrecemos lo que tenemos, que es un HOGAR, y lo compartimos.

Tal y como plantean en el Catholic Worker Movement, en el cual nos inspiramos, deseamos que nuestro hogar sea un espacio para remendar el corazón.

Ellos pueden estar todo el tiempo necesario y sólo el necesario (asi se lo decimos) No ponemos fecha de salida, pero saben que en el momento en que dejen la casa, un hermano migrante vendrá a ocupar la habitación.

De momento sólo tenemos un invitado cada vez porque queremos mantener ese clima de hogar y… aún somos aprendices… además nuestro piso es muy chiquito… si en algún momento tuviéramos una casa más grande, nos plantearíamos ampliar el número.

Al empezar teníamos muchos miedos: Si nos iban a robar, si nos iban a hacer daño físico, si se iban a instalar en casa por los siglos de los siglos, si iban  a suponer un gasto muy alto e inasumible para nosotros, si iban a aprovecharse y meter gente en casa cuando no estuviéramos), si nuestra intimidad iba a ser violentada en exceso, si cuando me pusiera de parto me iba a ser muy incómodo estar con un desconocido en casa. Miedo a no saber su origen, su pasado… y así podríamos seguir…. Todos esos miedos se han disipado total y absolutamente , y no es una forma de hablar . Total y absolutamente.

Tener invitados como ellos en casa, es abrir las fronteras, es romper la lógica del capitalismo y del nacionalismo, es como decía Peter Maurin en los años 20 ‘’construir una nueva sociedad, en la concha de la vieja, con una filosofía tan vieja, que parece nueva.

Por eso, DAMOS LAS GRACIAS, porque recibimos muchísimo más de lo que damos… y no es una frase hecha.

Este modelo de vida que hemos escogido nos mete, cotidianamente, queramos o no, en vivir al menos un pedacito del Ideal que queremos para nuestras vidas. Por eso, gracias. Gracias a nuestros hermanos Africanos que nos permiten ser un poco más personas.

En lo personal cada persona que ha pasado por nuestra casa es un mundo. Hoy ha venido Abu, que casualmente, podemos decir que con él no ha habido ni un solo problema de convivencia y con el que además hemos aprendido honestidad, verdad, educación, gratitud, esfuerzo, entrega, valentía…

GRACIAS por llegar a nuestras vidas.

GRACIAS.

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *