Amor en la política. Ayer y hoy

A pesar de lo que parece que nos encontramos a diario cuando nos asomamos a las noticias, nuestra sociedad se sostiene gracias a miles de millones de pequeños actos de trabajo solidario. Investigadores, obreros, enfermeros… aportan el trabajo: amor. Siendo así el primer protagonista de la vida. Sin embargo en nuestro mundo hay desigualdades enormes propiciadas por mecanismos económicos, políticos y culturales. Frecuentemente personas de buena voluntad intentan mejorar y mejoran las cosas desde la política, desde los ayuntamientos, el parlamento… e instituciones supranacionales como la ONU; con logros incuestionables como la Democracia y con flagrantes limitaciones como no poder impedir todas las muertes en el Mediterráneo, acabar con las condiciones de cuasi esclavitud de los nuevos trabajos de la sociedad 4.0.

El testimonio de amor personal no alcanza. Es indispensable elevar el amor también a su dimensión institucional. Por eso, ahora más que nunca, es necesario meter el amor en la política. Es por eso que durante este fin de semana un grupo de personas han estado reflexionando sobre experiencias de personas que han llevado el Amor (con mayúscula) a la Política.

Santiago García, Dr. en Teología fundamental y profesor en la Universidad Pontificia de Comillas nos habló de Daj Hammarskjöld, premio nobel de la paz y segundo secretario general de la ONU. Era un hombre que se observaba tremendamente, un contemplativo de la angustia. Decía: «No sé a quién o a que algo he respondido…» Pero respondió con una gran conciencia de fraternidad universal y el vínculo de la Paz. Fue una experiencia de conversión, no estática, de búsqueda de la verdad y la fraternidad universal… hasta dar la vida.

Vicent Comes, Dr. en Historia contemporánea nos presenta la semblanza de Luis Lucía, un hombre radical, diputado en aquel parlamento español dramático de los años 30. Profundamente creyente. Buscó siempre proyectar siempre su dimensión cristiana, sin imponerla, sin integrismo. Esto le costó experimentar la cárcel con la II República, y con Franco. Siempre aprendiendo, zigzagueando, los procedimientos de proyección social de la Fe. Luis Lucía tuvo conciencia de la necesidad de que los cristianos debemos participar en política… y lo hizo. Aprendió, no siempre en línea recta, de la experiencia y buscando, honestamente, siempre la Verdad.

Luis Ferreiro, presidente del Instituto E. Mounier habló de Emmanuel Mounier, el gran filósofo personalista francés. Socialista cristiano, criticado por el Partido Comunista por no tener el valor de ser decididamente comunista y criticado por los católicos por excesivamente filocomunista. Su opción por los pobres le ayuda en mantenerse como honesto intelectual. Charles Peguy fue uno de sus referentes. Buscó constantemente el contacto con el Pueblo, con la gente sencilla: aprendiendo constantemente del obrero, del campesino… del Pueblo. “Pensar con las manos” fue uno de sus lemas hecho vida.

Los diálogos transcurrieron por la necesidad de buscar el Bien Común y el Destino Universal de los Bienes y no el Interés General. La solidaridad no está en la agenda política. Comprometerse políticamente con esto es meter la vida hasta perderla.

La acción debe tener un polo profético y un polo político en tensión permanente. Polos que dialogan, que se ayudan a caminar más allá con sentido de la Historia.

La mañana del domingo se ahondó en esa tensión entre lo político y lo profético, entre el realismo y la utopía. Y se hizo a través de la amistad de dos personas. Camilo Sánchez, alcalde de Santa Lucía, y Julián Gómez del Castillo, primer editor en España de problemas de los empobrecidos. Dos amigos que compartieron vida y lucha al servicio de los empobrecidos. Camilo estaba en el polo político… a la caza del voto, en partidos… Julián Gómez del Castillo en el polo profético, en la cultura, en la edición de libros…

Íntimos amigos que lucharon juntos, en una misma dirección. Rompieron la buena conciencia, los complejos. Sin beatería. No colaboraron a extender que la política era corrupción por principio. No rehuyeron la defensa de la vida siendo de izquierdas. Pusieron las políticas del Bien Común por encima de las políticas de identidad que nos rompen

También se presentó el libro Amar a los demás: Política. Cuatro alcaldes que amaron
En tiempos de desprestigio y de la desmovilización política nos alegra compartir el testimonio de cuatro alcaldes que sirvieron a su pueblo, que fueron a la política a servir por amor, lucharon y salieron de la política más pobres y más heridos de lo que llegaron. De cuatro corrientes ideológicas distintas que subrayan que la ideología no es lo más determinante al servicio de las personas. La política, como recuerdan los últimos Papas, es «la más alta forma de Caridad».

Los alcaldes citados son:

  • Antonio García Quintana, de Valladolid
  • Giorgio Lapira, de Florencia
  • Camilo Sánchez, de Santa Lucía Tirajana
  • Francisco Beltrán, de Fraga.

Toda esta experiencia la traemos a nuestro encuentro para -como ellos- meter el amor en política. Y debatimos, no sobre ellos, sino sobre el futuro, sobre cómo seguir transformado la sociedad. Ahora más que nunca la política necesita amor.

Publicado en Actos, Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *