Ayudar a cicatrizar las heridas de la vida

Con Arnaldo Pangrazzi estuvimos dialogando sobre educar en competencia emocional, desde una perspectiva que reconoce todas las dimensiones de la persona y que cree en sus posiblidades de promoción, rehuyendo de modelos asistencialistas.

Las emociones, los sentimientos, no son ni buenos ni malos. Lo que es bueno o malo es cómo los manejamos, si decidimos ser constructivos o destructivos. Somos responsables de lo que hacemos con ellos. Por ejemplo: la rabia o cólera por un mal padecido o injusticia observada, nos puede llevar a la compasión, a la solidaridad o por el contrario, a la violencia y al autoritarismo.

En el caso de la tristeza, nos puede hacer más humildes y reflexivos y nos puede llevar a una mayor comunión, en lugar de al victimismo o la desesperación. Los sentimientos son fuente de información y verdad. Es necesario reflexionar sobre ellos, un control cognitivo de los mismos. Tienen la necesidad de ser acogidos.

También dialogamos acerca del dolor y como nos impulsa a quitar mucha superficialidad en nuestra vida, a un mayor encuentro con los demás y trabajo por la solidaridad.

Quizá al año que viene volvamos a tener con nosotros a Arnaldo Pangrazzi. Contamos con su compromiso para un nuevo encuentro. ¡Os avisamos!

Publicado en Actos.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *