Antonio Romo, Fe hecha carne

Eugenio Rodríguez

Antonio Romo falleció el pasado 30 de junio y algunos le han metido en las filas de los que quieren «otra Iglesia». Nada más lejos de la realidad. Antonio ha sido un hombre del pueblo, de Jesús, de Iglesia, pobre, de los pobres. Amputarle alguna dimensión es injusto. El vídeo es largo quizá pero me parece que esto queda claro. Antonio contagió todo eso, eclesialidad también.


Antonio Romo, ¡ay su padre!, por Policarpo Díaz

Un puñado de curas, de religiosos y de laicos -que pasamos por el seminario menor de Salamanca y por la parroquia de Puente ladrillo en los años finales de los 70 y durante las dos siguientes décadas- somos hijos de Antonio Romo y de Domingo Martín. Obviamente no en el sentido carnal, pero si en el sentido espiritual.

Ellos -a fuerza de Evangelio, de autenticidad, de alegria, de testimonio, de honradez, de cariño, de entrega…- fueron forjándonos en nuestras debilidades, acompañándonos en nuestras búsquedas, iluminando nuestros deseos y sentimientos… grandes y pequeños, influyentes y amantes de la libertad.

Lo fueron todo para nosotros e incluso les vimos hacer de todo por nosotros. Todo en el sentido literal. Aquellos años de educación jamás los olvidaremos. 
Algunos tuvimos la suerte de prolongar el tiempo de cercanía con Antonio. En mi caso no fueron tiempos fáciles ni de bonanza personal, e incluso estoy convencido de que Antonio no supo leer lo que estaba ocurriendo en mi vida y en mi corazón. pero eso no quita ni un ápice para que hoy sepa agradecer su cercanía, su acompañamiento, sus palabras de aliento, sus correcciones fraternas… y sobre todo y por encima de todo, su testimonio sacerdotal de hombre de oración, hombre de Fe, hombre de iglesia, hombre espiritual, hombre comprometido, hombre de una pieza en un porte físico de pequeñez y fragilidad, pero en un corazón de oro, “cristificado”.

Una generación entera de chavales que pasamos por el seminario podemos decir que hemos conocido al Señor Jesús, porque un tal Antonio quiso parecerse a él, seguirlo y amarlo en los pobres con un amor y una alegría como jamás hemos conocido en ninguna otra persona.

Descansa en Paz Hermano Antonio. Nos dejas un vacío inmenso, pero nos has abierto una brecha muy muy grande para seguir a Jesús de Nazaret.
Que la Virgen Maria de la Asunción, patrona de Puente Ladrillo acompañe tu camino hacia los brazos del Padre. Descansa junto al buen Pastor, junto al viñador, junto al cuidador de la higuera…

Ay su padre!!!!!!! Contagia tus carcajadas en el cielo…


DEP Antonio Romo PedrazPor Rafael Blanco Morales

Una gran persona,
un gran cura,
un gran maestro.

Antonio Romo: “ El buen hortelano”.

Gracias padre. Ha sido un ejemplo de vivencia del Evangelio. Siempre oí hablar del cura de Puente Ladrillo.

Desde octubre de 2019 hemos recibido el compromiso de mantener una parte de su legado en la Fundación Mil Caminos Antonio Romo. En ella continuaremos luchando por las oportunidades que por justicia social merecen los inmigrantes sin papeles de Chamberí , cuidando las ovejas, la quesería en Gomecello, más la frutería del mercado de San Bernardo con los productos de las huertas ecológicas.

Siempre austero y desprendiendo un halo de santidad desde la humildad del hortelano que se agacha para sembrar. Sus manos siempre abiertas y manchadas de tierra. Con gran silencio le escuchaban en una asamblea los chicos de la Casa Escuela Santiago Uno hablar del valor del trabajo en el campo y su valor curativo.

También compartimos aneurisma y un trocito de su cielo en el barrio Puente Ladrillo. Allí sigue el ropero al servicio de los vecinos más necesitados mandando contenedores a las comunidades y colegios de Capiatá en Paraguay. Gracias a la estimable labor de un equipo con venerables señoras.

Da vértigo intentar mantener su espíritu en sus obras. Ahora un equipo de jóvenes seguirá su estela con la colaboración de chicos y educadores de la Casa Escuela Santiago Uno.

Siempre vivió con los pobres y como ellos. Ha predicado con el ejemplo y por eso tenía la confianza de toda la ciudad de Salamanca.

Con personas como Antonio Romo desde luego no habría problema de vocaciones.

Ha sido un privilegio pasear con él un ratito por el hospital . Transmitía consuelo y se palpaba el cariño y admiración de médicos y pacientes.

En la casa de Chamberí tenía autoridad moral y respeto ecuménico con todos los jóvenes. Nunca se necesitó ningún protocolo para entrar, no se preocupaba por el dinero, decía que siempre caería de algún lado. Se acercaron a él personas muy generosas que creyeron en él y en su labor. Se podía fallar y siempre perdonaba.

Gracias por esa sonrisa franca y por esa fortaleza invisible.

Perdone padre que no le lleguemos a la suela de los zapatos. Espero que no se enfade con nosotros cuando vea que lo hacemos mal.

Acompaño en el sentimiento a Carmina y a Paco con los que hemos compartido algunos pasos del camino y a toda su familia.


Más info:
En las Bodas de Oro de Antonio https://antigonahoy.blogspot.com/2014/03/ve-y-haz-tu-lo-mismo-cabrito-bodas-de.html
A los cuarenta años de llegar a Calatrava un grupoi de nuevos seminaristas https://antigonahoy.blogspot.com/2018/09/pobreza-en-palacio.html
Cómo era la vida en el Seminario de Calatrava está descrito aquí de manera resumida pero suficiente; También la influencia de Marcelino Legido: https://antigonahoy.blogspot.com/2017/05/marcelino-el-cura-influyente-por-su-no.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.