Son heridas profundas, demasiado tiempo encubiertas y silenciadas

Testimonio de una familia que ha vivido los abusos sexuales por parte del clero

Un calvario es lo que sufren las personas que han sido abusadas por miembros de la Iglesia. El camino de la cruz es muy duro, muy largo y muy penoso… pero es posible llegar a la resurrección. Como señala el jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, «las víctimas son lo prime- ro». En su camino de recuperación y sanación, afirma, hay que «abrir los ojos y los oídos, estar atentos, escuchar a las víctimas, no callarse y hablar de ello».

El 22 de febrero la diócesis de Lleida acogió una vigilia de oración titulada Con el papa Francisco luchamos contra los abusos sexuales. En el acto participaron unas 80 personas, entre ellas el obispo Salvador Giménez. En este acto se leyeron testimonios de una víctima de abusos y de un familiar de una víctima, que reproducimos a continuación.

Muchas gracias por tenernos presentes en la vigilia de oración por las víctimas de estos abusos sexuales cometidos por «personas (hombres) de Dios» y que también os acordéis de nosotros, sus familias.
Nuestra familia podría describirse como tradicional cristiana o tradicional religiosa. Pero somos una familia de gran fe cristiana y de compromiso evangélico. ¡Y suerte de ello! Así hemos mantenido firme nuestra fe y la fortaleza recibida vi- viendo en silencio esta amargura. Nos referiremos a unos 40 o 50 años atrás. Doy las gracias porque me permiten dar testimonio de nuestra experiencia.

Nuestro hermano asistió a un colegio religioso de renombre y buena fama en la educación de los alumnos. En él se realizaba una gran atrocidad: el abuso sexual y la esclavitud infantil.

Más tarde fue trasladado a otro centro en un gélido lugar donde cumplían trabajos agrícolas. Cayó enfermo y tuvo suerte de necesitar un médico. Dicho profesional, al ver sus manos moradas, quizás por el frío helado de las primeras horas de la mañana, diagnosticó un posible problema de circulación y, por tanto, era contraproducente el trabajo que le obligaban a hacer desde bien temprano. Debía dejar el noviciado por prescripción facultativa… Debió respirar y tener un gran alivio.

Consiguió estudiar una carrera con licenciatura, pero con mucha preocupación por parte de la familia. Al volver a casa, siendo adolescente, no le reconocíamos. Perdió la alegría y su gracia, no tenía relación social con grupos de amigos, siempre encerrado en su habitación, en la soledad. No encajó en los trabajos y cada vez estaba más encerrado en sí mismo. Creímos que todo era fruto de una posible depresión o angustia tratada inadecuadamente por el profesional de turno.

Pero le íbamos acompañando siempre, reconociendo que las reacciones provenían de la enfermedad. Convivir con una persona enferma se hace difícil y duro. Pe- ro hemos adaptado nuestras vidas para ayudarle y así hacer posible que no esté solo. Podría explicar y explicar muchas y tantas dificultades… Puedo describir la impotencia y el desánimo al verle derrotado, sin norte, anulado. Llegó un momento en el que en su vida delicada, sin fuerza, nos confesó lo que había vivido en la congregación religiosa, en su infancia y adolescencia: los abusos sexuales. Nuestro padre ya había fallecido y para nuestra madre fue una herida profunda y de gran dolor. Así sumamos a la decepción el des- engaño, el dolor aumentado, con solo escucharle en los momentos en los cuales nos lo confesó e imaginando dicha atrocidad.

Un muerto en vida, anulado, sin proyectos, ni sueños, ni ilusiones y al igual que él, la familia tampoco podíamos confiar en que nos creyeran.

Era pues, víctima junto con su grupo de compañeros de promoción, repito, víctimas de estos abusos y del trabajo esclavo en el silencio.

Hace pocos años un padre, al cual bauticé como «padre coraje», destapó casos de pederastia; hablamos de años más próximos a los de ahora.

Por suerte, existen ya canales para denunciar los casos y ser juzgados. En la época en la que su- cedió lo de nuestro hermano, solo era considerado pecado y en el seno de la Iglesia. Pero aún hay más desesperación cuando ves que a la suma de estas personas enfermas de la mente y que cometieron estos delitos criminales, otros en plenas facultades, utilizando el poder y la responsabilidad en las diversas instituciones eclesiásticas, no se ocuparon de las víctimas, ni tampoco de sus hermanos en la fraternidad religiosa para velar y reparar su salud. ¡No!, por el contrario, encubrían los delitos y los trasladaban a otros lugares donde, de nuevo, tenían las puertas abiertas para seguir haciendo tan gran daño.

En cuántos y tantos lugares… y desde cuánto tiempo ha pasado esto en la Iglesia.

Es un crimen que genera heridas y dolor, impotencia en las víctimas y en las familias. Heridas profundas, durante tanto tiempo encubierto, silenciado… agravando aún más todo en cada persona afectada.

Ahora el dolor cae también en las comunidades de fieles. Quieren ser conscientes de la situación y unirse al dolor.

Este verano llegó un ápice de esperanza cuando el Santo Padre declaró en su carta el dolor y la indignación al respecto. Las familias irlandesas recibían con serenidad este gesto. Pero, yo pensaba… ¿cuándo se convertirá en una gesta para toda la Iglesia?

Pido al Señor que inspire e ilumine al papa Francisco en la lucha contra este poder y actitud del abuso para apartar y acabar con este crimen.

Nuestros padres, sin licenciatura en Teología, nos transmitieron la fe cristiana desde la vivencia y la coherencia evangélica. Nosotros descubrimos el sentido que nos da Cristo. No me pueden pedir que ame a esta Iglesia de manipulación, daño y de tanto mal. Yo amo la Iglesia que forma mi parroquia de fieles, la Iglesia con los voluntarios y comprometidos en la pastoral, etc.

Los hermanos seguimos comprometidos en las necesidades y en las pastorales de nuestras respectivas parroquias, porque queremos que la Buena Noticia de Jesús, la fortaleza que nos ha dado para vivir a pesar de todo lo que hemos sufrido, sea un referente para todos los demás. Necesitamos y queremos anunciarlo.

Pedimos al Señor que nos dé salud a los hermanos para atender, cuidar y acompañar a nuestro hermano, que el resto de su vida sea digna, de cariño y de amor, ya que en un tiempo le fue robado.

También rezamos por la esperanza, para que a través del papa Francisco no quede en el olvido ni una sola víctima de estos abusos ni tampoco olviden a sus familias. Probablemente, hay personas que viven en el asombro de que esto haya podido suceder. Por los comentarios y opiniones que he oí- do, constato que a muchos, incluso sacerdotes y religiosos les cuesta creer y aceptar.

Pues bien. No es ciencia-ficción, ni casos virtuales. Es cierto y bien real.

Una familia cristiana.

Las víctimas habéis permitido que podamos saber la verdad

Querida Ángela, ¿me permites que utilice este nombre para dirigirte esta carta?

Después de haberte leído era lo más adecuado. Tú y tus hermanos, toda vuestra familia, sois unos ángeles. Eso sí, de carne y hueso. De hecho, ¡no conozco otros ángeles! Habéis sido las manos y el corazón del Padre. Dios no os ha abandonado. Y tampoco ha abandonado a vuestro hermano. Vosotros y vuestra madre sois prueba de ello.

Una vez más, querida Ángela, des- cubro en las personas que han sufrido abusos en el seno de la Iglesia un de- seo de profunda acogida. Ser escucha- do, creído, acogido y protegido es un anhelo íntimo y casi secreto. Era como si no existierais. Vuestra palabra ha si- do silenciada. La comunidad de la que sois miembros había ignorado vuestro duelo. Habéis sido expulsados lejos del Templo, más allá. Pero, gracias a Dios,

«Una lámpara no se enciende para taparla con alguna vasija, sino que se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa» (Mt 5,14-15). Vosotros, las víctimas y las familias, que también sois víctimas, habéis encendido una lámpara para nuestra Iglesia.

Gracias, Ángela, por «liberar la palabra». Gracias, en primer lugar, a vuestro hermano. Él ha sido valiente por decir la verdad, compartir su sufrimiento, denunciar el daño que el agresor y sus cómplices le provocaron, y luchar para seguir adelante. Las víctimas, todas las víctimas, son valientes. Hay que ser muy valiente para remontarse de la muerte a la vida. Los abusos matan el alma y dañan el cuerpo. Y los abusos cometidos por «hombres de Dios», como tú los llamas, pervierten el nombre de Dios hasta convertirlo en un tirano. Los agresores provocan que la confianza en un Dios Amor se vuelva pánico ante un Dios insaciable.

Gracias a ti, a tus hermanos y a tu madre por no resignaros. Gracias por ser testigos de lo que tenía que haber sido nuestra Iglesia. No habéis pensado en vosotros ni en vuestro sufrimiento, habéis dejado que la comunión os fortaleciera cuando desfallecíais, os habéis puesto al servicio de quien os necesitaba y lo habéis hecho, y lo hacéis, guiados por el Espíritu de Dios renunciando a las tentaciones del mundo.

La incapacidad por reconocer nuestros pecados personales e institucionales, la vergüenza y el miedo han logrado que muchos llegaran a creer que la palabra de las víctimas era un azote mundano.

¡Pobres ignorantes! Si fuéramos capaces de escucharos nos daríamos cuenta de que vuestra palabra también es el grito de Dios. Vuestro sufrimiento ha atravesado el corazón del Padre y nosotros lo hemos rechazado. Hemos endurecido nuestro corazón.

Es preciso, Ángela, que nuestra Iglesia escuche vuestra experiencia personal y familiar de sufrimiento. Es preciso que todos juntos aprendamos qué significa para una familia cristiana descubrir que aquellos a quien se había confiado el cui- dado del cuerpo, la inteligencia y el alma de un hijo y de un hermano, hayan traicionado la confianza y corrompido sus deberes. Nadie dudaba de quien tenía el encargo de cuidar la formación de nuevos novicios. Nadie los registraba. Nadie les vigilaba. Lejos de casa, el abuso era imposible de descubrir. Ellos eran fuertes y poderosos. Y lo sabían. El silencio y el encubrimiento les protegía. Y esto hacía que ni vuestro hermano, ni sus compañeros, ni vuestra familia, ni las demás familias creyeran nunca que la verdad sería escuchada, acogida y defendida.

En el caso de vuestro hermano, como en todos los demás casos en todo el mundo, los agresores no son los enemigos mundanos de la Iglesia. Los traidores son hombres e instituciones honorables que se han aprovechado de su prestigio eclesial y de su reputación espiritual.

¿Qué nos ha pasado? ¿Qué hemos hecho? Hemos permitido que el mal se difundiera por toda nuestra Iglesia y que la protección de los agresores favoreciera la comisión de más y más y más crímenes. ¿Qué pecado hemos cometido, que nos ha llevado a negar a las víctimas y a proteger a sus agresores?

Tienes razón, Ángela. Hay destellos de luz. Pero sois vosotras, las víctimas, todas las víctimas, las que los habéis encendido. No es solo ese padre de quien hablas en tu carta. También eres tú. Son tus hermanos. Son todas y cada una de las víctimas y de las familias que han sufrido este horror, sea cual sea el camino que elijan para denunciar el olvido, la injusticia, la falta de ayuda y el rechazo, las que habéis permitido que podamos saber la verdad.

Ahora es preciso que la palabra de las víctimas sea escuchada. Es preciso que la Iglesia escuche y se deje convertir. Hay que hacer justicia. Los culpables deben cargar con su culpa. Las víctimas se tienen que poder librar del miedo, la vergüenza y el sentimiento de culpabilidad que sus agresores les han cargado sobre los hombros. Necesitamos un cambio de mentalidad que favorezca que las víctimas y sus familias pasen a ocupar los primeros lugares.

Tu carta, Ángela, me conmueve. No habrá salvación si no abrimos el corazón y permitimos que el sufrimiento de las víctimas nos vulnere. No se puede escuchar como quien se limita a reunir información. Por eso debemos rezar. Tenemos que llevar vuestras vidas al centro de nuestra comunidades y de nuestras celebraciones litúrgicas. Rezar por vosotros es tomar conciencia de que Dios ha hecho opción preferencial por todas y cada una de las víctimas de su Iglesia. Rezar por vosotros tiene que ser acompañar vuestro sufrimiento. No se trata de convencer a Dios. Somos nosotros los que necesitamos la oración para dejarnos convencer de que sois testigos del Calvario, de la Cruz y de la Resurrección de Jesucristo.

A veces tengo la impresión de que cuando rezamos por las víctimas, si lo hacemos, creemos que sois débiles. Basta con leer tu carta para darse cuenta de que sois vosotros los que habéis sido capaces de enfrentaros a la verdad de los abusos. Como di- ce el obispo de Estrasburgo en su libro Como un corazón que escucha, la Iglesia, en vez de dejarse asustar por sus miserias, se ha dejado habitar por una teología edificada desde su superioridad clerical. Ángela, estoy convencida de ello, esto se ha acabado. Queda mucho camino por recorrer, pero la palabra liberada no volverá a ser enjaulada. Tú eres testigo de ello.

Que Dios os bendiga y os guarde, Ángela. Y que la misericordia infinita del Padre pueda perdona todo el daño que os hemos hecho.

M. Teresa Compte
Presidenta de la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *