Desde las periferias: un curso que es un encuentro

A veces hablamos de salir a las periferias como si viviéramos en un extraño núcleo recóndito cuando la realidad es que ya vivimos en las periferias. Estamos en el mundo y somos mundo. Somos de este tiempo, somos familias, somos vecinos, somos trabajadores. Somos –de hecho- como los demás. Sin embargo también es cierto que como creyentes a veces nos quedamos en el sofá de nuestra fe recortada en vez de en el trampolín que es nuestra vida en diálogo con una fe dinámica, vital y combativa.

Por ello personas con trayectorias variadas nos hemos encontrado para reflexionar sobre un montón de “fronteras” en que ya estamos. Hemos visto que hay creyentes que viven su fe en algunas llamadas “fronteras” como el arte, la vida política, la vida cotidiana, la ciencia, la salud… Hemos descubierto que cuando vivimos ahí la fe, lejos de agostarse, nuestra propia fe reverdece y crece. Y al tiempo, el arte, la vida cotidiana, la salud o la ciencia se transforman. Es ahí donde hemos conocido el amor, es ahí donde nos ha transformado, es ahí donde por amor continuaremos en este mundo cambiante haciendo y siendo revolución.

Ha estado especialmente presente el Hermano Carlos de Foucauld con su inspiración a a misión, a la amistad, al abandono. Miramos, tocamos y sentimos la Cruz de Lampedusa como símbolo peregrino de solidaridad. Mirar la vida desde esta Cruz es sentir que vivimos un tiempo dramático y magnífico que queremos bebernos hasta las entrañas. No es que vayamos a ir a no sé qué periferias, es que ya las estamos transformando, ¡basta con escuchar!

Jornada de trabajo sobre historia social

El pasado miércoles 31 de julio tuvimos un encuentro de diálogo sobre Historia Social

Teníamos como base el trabajo elaborado por Rodrigo Lastra, que bajo el título preliminar de «Tender puentes en una sociedad convulsa: Diálogos entre militantes cristianos y militantes libertarios en la España de la Transición. 1960-1980″ recoge  la relación mantenida entre militantes cristianos (fundamentalmente Julián Gómez del Castillo, y militantes libertarios (José Peirats, Juan Gómez Casas, Cipriano Mera, Diego Abad de Santillán y Heleno Saña). Esta relación está basada en cerca de 400 cartas manuscritas entre ellos y en los prólogos y textos de libros publicado en aquellas fechas por estos autores.

El trabajó se centró en revisar la selección hecha por de dicha correspondencia y ver cómo continuar esa labor de divulgar estos testimonios, concluyendo con un plan de trabajo para seguir avanzando en esa dirección.

CURSO: EDUCAR EN LA ADOLESCENCIA

Nos reunimos en la escuela de verano de la Casa Emaús de Encuentro y Solidaridad los días 27 y 28 de julio. La presencia de un gran número de familias, un número significativo de ellas no miembros de la asociación, dispuestas a compartir vitalmente los problemas en la educación de los hijos adolescentes, ha merecido “la pena“. Ha sido muy positivo el clima de colaboración, alegría, respeto y confianza. Todos los asistentes han agradecido el testimonio, la experiencia y el entusiasmo del matrimonio que lo ha dirigido: Clemente Guerra y Mª Carmen Sanz. Ambos son educadores, maestros y abuelos, con más de 40 años de experiencia en la dirección de  escuelas de padres… Con su buen hacer, con su actitud de generosidad, su experiencia, su buena comunicación y buen humor consiguieron rápidamente nuestra atención. Nos ofrecieron un cuaderno con todo el material necesario, con contenidos sencillos y al mismo tiempo profundos y prácticos, en un clima de diálogo, alegría y oración…

Hemos descubierto lo  esencial en un educador y en un padre o madre para conocer la psicología de un joven o un niño. En caso de conflictos, en primer lugar, serenarse, autocontrol, mirar lo que decimos y cómo lo decimos; las palabras pueden herir o sanar. Es necesario el diálogo reflexivo con el hijo mostrándole que nos interesa.  En otro momento, se nos presentó distinguir el mundo de los sentimientos y de los comportamientos.  Atendiendo primero los sentimientos para después actuar sobre el comportamiento.  No estamos acostumbrados a acariciar sentimientos, sino a juzgar acontecimientos. Acariciar sentimientos es abrir vías de acercamiento al otro.  Necesitamos de escucha, empatía y asertividad. Todo nos lo jugamos en la actitud de los padres, en su cambio de mirada, ahí está nuestro éxito, no en que el hijo nos haga caso, que ya no depende de nosotros.

A la libertad se va desde la responsabilidad. Mostrando   la necesaria ternura y firmeza y teniendo unos principios claros y valores en nuestras vidas como son la solidaridad,  paciencia, respeto, diálogo, confianza, humildad, generosidad …  que son referencia para nuestros hijos y en caso de meter la pata saber pedir perdón.

Estamos muy agradecidos a  Clemente y Mª Carmen  y a Encuentro y Solidaridad  que  ha organizado este curso por segundo año consecutivo y esperamos la continuación. Así quedó manifestado por los asistentes en sus revisiones y en lo compromisos adquiridos tales como realizar este curso en otros lugares de España.  Se nos han facilitado herramientas e instrucciones claras para aplicarlas durante el curso y abrir “nuevos procesos” seguro de esperanza y alegría en nuestras familias. Hemos encontrado una guía y pautas alternativas en la manera en como veníamos actuando con nuestros hijos con poco éxito. Se nos hizo corto el curso para profundizar mas nuestros casos reales…, pero es el suficiente, es  un aperitivo para que nos quedemos con ganas de seguir caminando… habrá oportunidad de continuar durante el próximo curso 2019-2020 en algunas localidades: Valladolid, Burgos, Pamplona…

La visita a la exposición de fotografías contra la Trata de personas, realizada por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, fue un momento hermoso para acabar la noche del sábado. El domingo lo dedicamos a dialogar vitalmente sobre los temas que nos preocupaban y fue muy enriquecedor y esperanzador. Hicimos coincidir  el final del curso con el final del campamento de nuestros hijos, con la fiesta y la Eucaristía. Algunos ya anuncian que para el año que viene podríamos tratar el perdón en la familia, la espiritualidad y el sentido en la educación de nuestros hijos… Sea el tema que sea, ya estáis todos invitados. Nuestros hijos nos lo agradecerán.

El perdón, un final que es un comienzo

Con Diego Velicia, psicólogo especializado en terapia familiar, estuvimos dialogando sobre el perdón.

Empezamos intentando comprender lo que NO es perdonar. Perdonar no es olvidar, no es negar la ofensa, no es disculpar, no es pasar página rápidamente, no es reconciliarse.

Después vimos las falsas razones para perdonar, importantes porque si éstas son equivocadas, no se avanza en el camino del perdón. A veces perdonamos «para que veas los bueno que soy», «para que cambie el otro», «para ser yo mejor yo», «para sentirme mejor» .

También se plantearon los componentes del daño, cómo reconocerlos y qué podemos hacer, las dificultades que tenemos para perdonar, y algunos criterios para orientarnos en valorar si estamos avanzando en el camino del perdón.
Al final vimos qué es perdonar: Una decisión que cancela la deuda moral que el ofensor contrajo conmigo. Es el amor buscando sitio para crecer, que tiene un componente inexplicable (como el propio mal que nos daña en determinadas ocasiones). El perdón no borra el daño, integra el hecho en una relación de amor mayor.

Diego nos invitó a fortalecer nuestra fuentes para perdonar y nos dejo un itinerario para el perdón: algunas cuestiones a responder y trabajar ante un hecho concreto que necesitemos perdonar.

Jornada de espiritualidad en la Casa Emaús. Torremocha de Jarama. Semana Santa. Abril 2019

La Casa de espiritualidad de Encuentro y Solidaridad acogió a militantes y amigos que quisieron celebrar el triduo Pascual en un ambiente de reflexión, oración y convivencia. Las reflexiones y preparación para la Pascua tuvieron como eje la vida de Santa Teresa de la mano del Carmelita Pedro Tomás Navajas,  Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca,  fue Superior Provincial  de los carmelitas descalzos.  Actualmente dirige el CIPE (Centro de Pastoral de espiritualidad)   y la revista Orar, y colabora en el CITeS (Universidad de la Mística), y en la editorial Monte Carmelo donde ha publicado algunas obras de espiritualidad.

Los jóvenes de SAL tuvieron asimismo su celebración de la Pascua y un encuentro-diálogo  con Pedro T. Navajas.  Niños y jóvenes se encontraron en las celebraciones y en la fiesta final con los adultos. Con el pueblo celebramos el Triduo Pascual y el Via Crucis.

La invitación a la oración de la mano de Camino de Perfección nos hizo caer en la cuenta que la ORACIÓN ES UN REGALO PARA LA HUMANIDAD Y SIEMPRE ENCARNADA EN LA VIDA.  Teresa no se coloca ni ora al margen de lo que ocurre en el mundo de su tiempo.  Nos invita a vivir APASIONADAMENTE el momento del mundo y la Iglesia y a abrir caminos  y espacios para  Dios.  Y, ¿ cómo colocarnos ante Dios? Como pobres. Dios, o nos encuentra pobres, o nos hace pobres, nos recordó P. Navajas.

En la pobreza descubro libertad, gozo, señorío y nos permite decirle a Dios un si alegre  que pone en marcha, sin que lo sepamos, la generosidad de Dios. La pobreza otorga una riqueza: recibir todo de Dios, que eso es la humildad: “andar en verdad”. Y la pobreza evangélica hace brotar vidas solidarias con los pobres, vidas gratuitas que hacen sentir a los otros libres y no deudores. Santa Teresa nos invita a poner la mirada en Jesús, amigo de la humildad y de los humildes, para aprender…Y por último se nos invitó a recrear como laicos nuestra misión aprendiendo la locura del amor y aventurar la vida.

Para responder a ese grito: “ Está ardiendo el mundo…” es necesario encuentro con otros. “Gran mal es un alma sola”.

Santander. Juguetes africanos

En torno a 150 niños de 6 a 10 años han visitado la exposición «Juguetes africanos» y realizado un taller. Éste consistía en dialogar sobre una ficha, que previamente preparaban, con cuestiones acerca de: Cuál es tú juguete favorito, qué aprendes o capacidades desarrollas con él, cuanto te dura, de qué materiales está hecho y de donde procede ese material, en qué país ha sido realizado y en qué condiciones de trabajo, o si conocían algún país africano y cómo era la vida de los niños de allí.

A continuación veían un vídeo sobre niños africanos construyendo sus juguetes y dialogábamos sobre el vídeo y la exposición fotográfica.

Acabábamos con otro vídeo de un niño minero en Bolivia, ya que gran parte de los juguetes electrónicos (consolas, tablet, videojuegos, robots..) tienen minerales que se extraen en condiciones de explotación, a veces por niños y jóvenes.

Por último dialogábamos sobre qué podemos hacer para cambiar y mejorar el mundo.

Algunas cuestiones que surgen:

  • Cómo con nuestro consumismo contribuimos a destrozar el planeta.
  • La importancia de cuidar y reparar el daño que realizamos (tanto en las personas y en las próximas generaciones, como  en las cosas materiales  o el medio ambiente) frente al usar y tirar.

Algunas cosas que responden los niños a la pregunta final qué he aprendido en el taller:

  • La importancia de reciclar, compartir, cuidar los juguetes y otras cosas que tenemos. Que podemos comprar menos y construir nuestros propios juguetes.
  • Que somos afortunados de poder ir al colegio.
  • Que podemos romper el corazón de otras personas.
  • Que podemos mirar de dónde proceden los juguetes que compramos.

Damos las gracias a la asociación 14Km por acoger esta exposición y las actividades que a lo largo de estos días se han desarrollado.

El trabajo esclavo de los niños

El Jueves 16, con Ehsan Ullah Khan estuvimos conociendo la realidad de la esclavitud infantil.

Descubrimos como los niños trabajan haciendo saris durante 18 horas al día en India. Sus cuerpos quedan atrofiados por las posturas y enfermos.

En el textil trabajan en ropa, alfombras… desde los 8 años, durante 12 o 14 horas…

Una camiseta se produce en pasos sucesivos hasta en 10 paises diferentes.

El 40% de la ropa que se produce se destruye.

Se produce para fomentar un consumo rápido.

Para frenar la esclavitud que produce nuestro consumismo nos propuso varias acciones.

Hay que apoyar las empresas locales para reducir el paro y reducir el beneficio de las multinacionales. Tenemos que consumir menos.

Y educarnos en esta responsabilidad.

Los niños de España tenéis que proteger a los niños esclavos. Hablad de esto a vuestros compañeros en vuestros colegios. Nos dijo. Probad a enviar un email diario a las compañías que usan niños esclavos durante un año seguido diciendo que no queremos usar prendas hechas con esclavitud.

En la calle hicimos un acto simbólico. Atamos nuestras prendas hechas en países empobrecidos con mano de obra esclava para simbolizar la cadena de la esclavitud. Uno por uno fuimos diciendo las palabras que más nos habían hecho reflexionar de las que nos expuso Ehsan. Y cortamos la cadena de esclavitud para arrojar al suelo las prendas y nos dimos las manos para simbolizar la Solidaridad que deseamos gritando ¡No más niños esclavos!

Wee are free!

El trabajo esclavo de los niños

Sufrimientos y fortalezas del pueblo africano

 

El P. Elie habló sobre las riquezas de África: recursos naturales (madera, petróleo, minerales, agua…) y especialmente su gente (culturas, espiritualidad, lenguas, creatividad, fortaleza, alegría, danza y música o cooperación y solidaridad..). También habló de las lágrimas de África, fruto de la explotación y robo de las multinacionales y una clase política corrupta. Y sobre la necesidad de tomar conciencia que por cada tablet que usa un niño en España, otro niño en África está en la mina extrayendo coltán.

 

Con esta conferencia inauguramos la exposición «Juguetes africanos» que será visitada por colegios y está abierta a la visita de quien quiera de lunes a viernes de 9.30 a 13.30 y de 17 a 20h. El último día será el 25 de mayo, que se realizará un taller para niños a las 11h

Terminamos esta jornada con una merienda-cena preparada por socios de 14km

Experiencias contra el despilfarro de alimentos

Encuentro y Solidaridad ha organizado un acto público contra el despilfarro de alimentos que se celebró en el Centro Cívico Rondilla el día 27 de abril.

Escuchamos a menudo que un tercio de lo que se produce termina en la basura. Cada español desperdiciamos  unos 163 kg de alimentos cada año. Sabemos que ya se producen alimentos suficientes para erradicar el hambre en todo el mundo, pero nuestras formas de vida y nuestras leyes hacen que cada año se robe de la mesa del pobre la comida que derrochamos. También conocemos la explotación de hombres, mujeres y niños por la industria alimentaria para que nuestra mesa esté repleta de productos.

Movidos por el deseo de contribuir a cambiar esta cultura del despilfarro hemos llamado a algunos amigos que están trabajando en diferentes iniciativas  en Valladolid y que tienen en común la lucha contra el despilfarro: la asociación Biotropía, la Cooperativa Comesano Comejusto, el partido SAIn y la asociación Por un Futuro Castilla y León.

Con ellos, y con las personas que han querido acercarse a este acto, hemos mantenido un interesante diálogo con el que hemos querido responder a la llamada que nos hace el papa Francisco en Laudato Si: “Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos. El movimiento ecológico mundial ya ha recorrido un largo y rico camino, y ha generado numerosas agrupaciones ciudadanas que ayudaron a la concientización”.

Hemos hablado de las causas y las consecuencias del despilfarro, de la necesidad de concienciar, de las respuestas políticas, económicas y sociales en las que están trabajando las diferentes organizaciones presentes en la mesa redonda y del camino que nos queda por recorrer para hacer de nuestra tierra una tierra de fraternidad en la que podamos vivir  cuidando la Casa Común  y respetando la dignidad y los derechos de toda persona, empezando por su derecho a la alimentación.

Finalizamos el acto convocando a un nuevo encuentro que tendrá lugar el próximo día 18 de Mayo a las 18.00 en la Casa de Cultura y Encuentro, en la calle Industrias 16, abierto a todos los que quieran seguir colaborando en esta tarea.

Encuentro de familias en la Casa Emaús para “hacer doméstico el mundo”

El Papa Francisco ha vuelto a recordar en su viaje a Marruecos el que es un eje de su pontificado: la cultura del encuentro. En ese espíritu se celebró el fin de semana del 30 al 31 de marzo el encuentro de familias organizado por el movimiento Encuentro y Solidaridad. Tomó como lema una frase de Amoris Laetitia (nº 183) “hacer doméstico el mundo” que es una llamada a la familia, a todas las familias, para que el amor que se vive normalmente en ellas impregne todas las relaciones humanas; para que cada ser humano se sienta como un hermano.

Desde esa llamada un nutrido grupo de familias españolas e inmigrantes, también sacerdotes y seminaristas, residentes en distintos puntos de España (de Galicia a Cataluña, de Navarra a Canarias, las dos castillas, Madrid, Andalucía, Murcia…) se reunió en la Casa Emaús para revisar y fortalecer el encuentro dentro del matrimonio, de la propia familia y paralelamente lanzarnos al encuentro en una sociedad sedienta de fraternidad, de caridad y justicia. Todo se vivió en un clima de alegría, porque compartir esos anhelos e inquietudes, y dialogar y buscar y encontrar pistas entre todos nos hacía experimentar que es posible. Los niños y jóvenes tenían sus propios espacios y tiempos, y los adultos tuvieron también un programa variado y dinámico, con tiempo para la reflexión y profundización, la música, el baile, la oración y la celebración comunitaria. La decoración de los espacios también nos invitaba a tomar conciencia de la grandeza y la misión de la familia, a mirar a otras familias del mundo, a otros hijos, y también a ir dejando por escrito nuestra experiencia de las tres palabras mágicas que el Papa Francisco nos propone para que un matrimonio funcione: permiso, gracias, perdón.

El sábado por la mañana Laura Pérez y Jorge Lara, delegados diocesanos de familia y vida en Burgos, hicieron un repaso ilustrado a algunos de los desafíos y retos que plantea Amoris Laetitia; exhortación que no evita ninguno de los problemas que afectan a las familias, pero que nos plantea itinerarios, procesos para que cualquier persona, o familia vaya creciendo en el amor. Crecimiento que, aun conviviendo con la imperfección, nos hace experimentar la alegría del amor.

Así nos lo demostraron los testimonios que siguieron. El de Francisco Gómez del Castillo y su esposa Belén Romón, que narraron su vivencia del paro y la precariedad con cuatro hijos. Como ellos contaron, una persona en paro, normalmente no está parada, está permanentemente haciendo virguerías para sacar adelante a sus hijos, viviendo el día a día con sacrificio, con angustia, con vergüenza a veces y soledad, pero también con conciencia de su dignidad, y muchas veces con solidaridad de familia, amigos y hasta desconocidos. Sus hijos aprendieron a valorar ese esfuerzo de sus padres, y aunque no tuvieron muchas cosas que sí tenían otros compañeros no dudan en afirmar que esa etapa fue una de las mejores herencias que les dejan.

A continuación, Ana Álvarez Errecalde, artista y fotógrafa, compartió su experiencia de aprendizaje en la dependencia de su hijo primogénito, que nació con una grave malformación congénita, y al que daban un máximo de dos años de vida. Junto a su marido Jorge, se plantearon que lo fundamental era el amor que tenían por su hijo, y ese amor encarnado a diario en unos intensos cuidados es el que con seguridad ha hecho que su hijo Neuquén tenga 19 años contra lo que la ciencia les predecía. También han experimentado la soledad, y la incomprensión, pero no se plegaron sobre sí mismos, y quisieron seguir desarrollando sus sueños, sus profesiones, para integrar y no culpar a su hijo de haberles limitado. Por eso, no vieron razones para no seguir teniendo más hijos, y actualmente tienen otra hija y un hijo, además de haber sufrido un aborto tardío. Todos han vivido, jugado, viajado con su hijo y hermano con naturalidad, dándole el amor al que toda persona está destinado aunque aparentemente él no pueda expresarles que corresponde a ese amor. Ambas experiencias fueron para todos los asistentes una lección vital profunda y humanizadora.

Por la tarde, los asistentes pudieron elegir entre dos talleres para trabajar la escucha dentro del matrimonio. Diego Velicia, psicólogo, dirigió una ITV matrimonial, con dinámicas intensas para descubrir y potenciar lo bueno que hay en el otro miembro de la pareja, y para conocerse mutuamente en profundidad, fortalecer las raíces y la comunicación. Los más atrevidos quisieron experimentar otra forma de trabajar estas dimensiones de la escucha en la pareja a través del baile del tango. Chusa Pérez y Ezequiel Merlo nos enseñaron que bailamos como somos, y fuimos aprendiendo a reconocer por qué a veces chocamos, nos pisamos, nos tironeamos, y a potenciar el cómo confiar el uno en el otro, a desarrollarnos como pareja desde la escucha, caminar y bailar juntos, para improvisar creativamente ante las circunstancias que se nos pueden presentar en la vida.

La mañana del domingo la dedicamos a profundizar en la figura del padre. Fernando Vidal nos expuso el trabajo que está desarrollando para redescubrir una paternidad que fue trastocada radicalmente desde la revolución industrial. En la historia se aprende que el padre también tenía relaciones de ternura, de intimidad, de confianza con sus hijos, de transmisión de cultura, de valores, para hacerles mejores personas que él mismo. Los cambios culturales, deshumanizadores en muchos aspectos que se iniciaron en el siglo XI han trastocado la vivencia y la experiencia familiar y muy en particular la paternidad. La complementariedad entre varón y mujer, padre y madre, siguen siendo referentes y el marco esencial para la procreación y educación de los hijos, y por eso, hay que redescubrir y poner en su sitio la figura del padre con la certeza de que la paternidad es un acto de amor profundo y duradero con semilla de revolución.

Los momentos litúrgicos (laudes, completas, Eucaristía) también nos ayudaron a vivir la experiencia de familia de familias que es la Iglesia: meditamos sobre la aportación de Amoris Laetitia respecto a la muerte de algún miembro de la familia, en particular del cónyuge, escuchamos la Palabra (el domingo la parábola del hijo pródigo), y celebramos la Eucaristía para lanzarnos en acción de gracias a vivir y transmitir lo vivido en este fin de semana: “hacer doméstico el mundo”.